CUARTO DE GUERRA

El Gran Premio F1 y el poder de México

La diplomacia deportiva, como el de los eventos automovilísticos, dejan grandes dividendos económicos y posicionamiento político mundial

OPINIÓN

·
Gerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra / Opinión El Heraldo de México

El Gran Premio de la Fórmula 1 de México es una proyección clara del poder intangible de nuestro país en el mundo. El GP de México ha ganado cinco veces el reconocimiento de “Mejor evento del año” por la FIA Américas Awards por una conjunción extraordinaria de trabajo de la empresa CIE con el apoyo del gobierno de la CDMX y el gobierno de la República.

México y Brasil, además de ser los dos titanes económicos de la región son los únicos países latinoamericanos que son sede de este importante evento internacional por varias razones. La primera es porque tienen capacidad de recibir, hospedar y alimentar a cientos de miles de visitantes internacionales y nacionales que vienen de todo el mundo. La CDMX recibe en estos días miles de millones de dólares que se distribuyen entre los restauranteros, taxistas, hoteleros, tiendas, propietarios de espacios de airbnb, ubers, didis, entre otros.

En segundo lugar, porque los gobiernos federal y de la CDMX tomaron la decisión estratégica de apoyar la recepción de este evento que forzosamente requiere del apoyo logístico y de seguridad gubernamentales. Este tipo de eventos requiere de previsiones muy importantes como el manejo de riesgos conocidos como “socio-organizativos” por las grandes concentraciones de gente que pueden generar situaciones complicadas en caso de desastres naturales, como un terremoto, e inclusive por actos de violencia e inclusive algún acto de terrorismo.

Por último, México y Brasil se toman en serio la posición de líderes regionales y globales. Este tipo de eventos ponen a los países en la lupa de muchos actores políticos, económicos y diplomáticos. Los grandes inversionistas y tomadores de decisiones políticas saben que Brasil y México están llamados a ser entre las potencias 5 y 7 respectivamente para el 2050. Pensemos de nuevo en esta prospectiva económica y de poder global, estos dos países van a tener un mayor peso económico que países occidentales aliados de Estados Unidos como el Reino Unido, Francia, Italia, Canadá, entre otros.

Proyectos estratégicos como la organización del Gran Premio de la F1 no es cuestión menor y los países los utilizan para proyectar sus intereses nacionales. Potencias regionales como Rusia, Japón, Arabia Saudita, entre otros, saben lo importante de mantener la sede de este tipo de eventos. La diplomacia deportiva como el de las olimpiadas y de los grandes premios automovilísticos dejan grandes dividendos económicos y ayudan al posicionamiento político internacional de los países.

Felicidades a los organizadores del GP de México, a los miles de policías de la CDMX que apoyaron en la logística de seguridad y vialidad, así como a los elementos del CNI y de nuestras fuerzas armadas que estuvieron atentos en caso de cualquier incidente durante este fin de semana. Sobre todo, felicidades a Sergio “el Checo” Pérez y a Saúl “el Canelo” Álvarez por dejar en alto este fin de semana a México en el mundo.

Agenda estratégica: Seguirá en agenda de la seguridad multidimensional las discusiones de la COP26 en Glasgow que dirige la excanciller de México, la embajadora Patricia Espinosa Cantellano, que es la secretaria ejecutiva de Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

POR GERARDO RODRÍGUEZ
GERARDO_RSL@YAHOO.COM
@GERODRIGUEZSL

CAR