COLUMNA INVITADA

Esclavitud, en 2021

En pleno siglo 21, hablar de esclavitud es inconcebible cuando queremos ser una sociedad de vanguardia instalada en los valores post industriales

OPINIÓN

·
Salvador Guerrero Chiprés/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

En pleno siglo 21, hablar de esclavitud es inconcebible cuando queremos ser una sociedad de vanguardia instalada en los valores post industriales, con respeto pleno a los derechos humanos y apegados a una agenda de género que priorice la igualdad sustantiva. 

A 208 años de que José María Morelos y Pavón aboliera la esclavitud y distinción de castas, enfrentamos otras amenazas a la libertad: delitos cuya principal manifestación es el sometimiento de la voluntad de las personas ante vulnerabilidades marcadas por la desigualdad, inequidad, pobreza o falta de acceso a la justicia. 

El esclavismo moderno tiene otros rostros y nombres diferentes, no distingue género o condición étnica. Ataca a los más débiles y se refleja en las expresiones más denigrantes de la Trata de Personas: la explotación sexual; el trabajo, mendicidad y matrimonio forzosos. 

Las víctimas, de acuerdo con los datos del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México que opera la Línea Nacional Contra la Trata de Personas (LNCTP) 800 5533 000, son hasta en un 80 por ciento mujeres y una de cada tres es menor de edad. 

Pobreza, marginación, falta de información y estructuras machistas confluyen, por ejemplo, en la venta de niñas en la Montaña de Guerrero, para matrimonio. Los casos visibilizados en las últimas semanas —en una práctica arraigada históricamente e invisibilizada en los usos y costumbres de sistemas patriarcales— son una manifestación atroz de esclavitud moderna... en pleno 2021. 

Entre los siglos 16 y 19, miles de hombres, mujeres y niños fueron secuestrados, trasladados en barcos a tierras desconocidas y vendidos como esclavos. La situación no dista mucha cuando a una familia le pagan 200 mil pesos por una niña de 14 años en la comunidad de Joya Real, municipio de Cochoapa el Grande, Guerrero. 

Este 2 de diciembre se conmemora el Día Internacional de la Abolición de la Esclavitud, proclamado por la Organización de las Naciones Unidas en 1985. Se estima que 15.4 millones de personas en todo el mundo enfrentan matrimonios forzosos, y uno de cada 10 niños están sujetos a explotación laboral. 

Como sociedad, no podremos alcanzar la plenitud si persisten prácticas que atentan contra la dignidad humana. En la transformación se requiere —como lo mencionó la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, en el informe por la Alerta de Género— la construcción de una sociedad más justa basada en la igualdad sustantiva. 

La esclavitud tiene varios rostros, es labor de todas y todos dar la cara para erradicarla. 

POR SALVADOR GUERRERO CHIPRÉS

PRESIDENTE DEL CONSEJO CIUDADANO PARA LA SEGURIDAD Y JUSTICIA DE LA CIUDAD DE MÉXICO 

@GUERREROCHIPRES

MAAZ