DESDE AFUERA

EU: asoman las elecciones de 2024

Y en el republicano se da por descontado que a reserva de sorpresas, su próximo candidato presidencial será Donald Trump, que aún no acepta su derrota en los comicios de 2020 y hoy por hoy es considerado como el principal jefe político en ese partido

OPINIÓN

·
José Carreño Figueras / Desde Afuera / Opinión El Heraldo de México

A sólo un año de que Joe Biden fuera electo y a sólo 10 meses de que asumiera la Presidencia, el 20 de enero pasado, las especulaciones en torno a las elecciones de 2024 comenzaron ya en el Partido Demócrata.

Y en el republicano se da por descontado que a reserva de sorpresas, su próximo candidato presidencial será Donald Trump, que aún no acepta su derrota en los comicios de 2020 y hoy por hoy es considerado como el principal jefe político en ese partido.

La edad de Trump, 75 años, podría ser un problema si no fuera porque el actual presidente Biden, acaba de cumplir 79 y piensa en la reelección, según confirmó su portavoz Jan Psaki.

Es cierto que la posibilidad de un enfrentamiento "de revancha" entre Biden y el expresidente Trump parecería ideal, pero no se trata de una cuestión deportiva y la verdad sea dicha, no es del todo seguro que Estados Unidos esté listo para revivir una campaña tan polarizante como la de 2020.

Más allá de eso, las especulaciones son por un lado, un reflejo de la intranquilidad en el Partido Demócrata ante la caída en los índices de aprobación de Biden, que pasó de los 54 puntos en febrero-marzo a poco más de 43 en noviembre y enfrenta problemas para adelantar su agenda. 

Esa baja puede significar la pérdida de las pequeñas mayorías demócratas en las dos cámaras del Congreso estadounidense, en las elecciones legislativas de medio término de 2024.

El señalamiento de Psaki bien pudo ser un mensaje de Biden a sus correligionarios demócratas para calmar las aguas y evitar un inicio demasiado temprano de la lucha electoral interna.

El hecho es que hay en ambos partidos personajes que tienen sus propias ambiciones y que creen tener el capital político necesario para ser candidatos presidenciales.

Entre los demócratas habría que empezar por la vicepresidenta Kamala Harris. En las últimas semanas, sus allegados hicieron saber de su irritación por lo que ven como un relegamiento y en respuesta, la semana pasada Harris tuvo una entrevista de 20 minutos o así con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para hablar de temas como migración.

Harris, es la favorita, a partir de una interpretación de que Biden no tiene realmente la intención de hacer campaña en 2024 y de la importancia del voto afroestadounidense para los demócratas.

Otro presunto aspirante es Pete Buttigieg, secretario de Transporte y el más prominente político homosexual del país.

En el lado republicano, además de Trump y su posible postulación, están las aspiraciones de personajes como el exvicepresidente Mike Pence, y Mike Pompeo, el exsecretario de Estado y exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

La negativa de Pence a acatar las órdenes de Trump para que buscara el rechazo legislativo de la elección en el Congreso lo hace poco aceptable para un sector republicano. Pompeo busca heredar el manto y los partidarios del expresidente Trump, y difícilmente podría obstaculizar su renominación.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS.
JOSE.CARRENO@ELHERALDODEMEXICO.COM 
@CARRENOJOSE1

PAL