COLUMNA INVITADA

El poder construye su mundo a su propia imagen

Los ciudadanos del mundo y en especial los de México debemos entender, de una vez por todas, que la democracia ya no solo es el voto, es la popularidad demoscópica y eso tiene impacto en los mercados + economía

OPINIÓN

·
Óscar Sandoval / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Porque quiere y porque puede. Quiere porque “cree” que es lo mejor -y es presidente electo democráticamente por 6 años-, puede no porque la ley lo diga, ni siquiera por lo presuntamente moral de las decisiones, sino por la aprobación.

Los ciudadanos del mundo y en especial los de México debemos entender, de una vez por todas, que la democracia ya no solo es el voto, es la popularidad demoscópica y eso tiene impacto en los mercados + economía.

Hace unas horas se reveló que Donald Trump “recientemente fue visitado en su resort de Palm Beach, Florida, por Kyle Rittenhouse; adolescente absuelto la semana pasada después de disparar fatalmente contra dos personas y herir a una tercera el verano pasado”. “Llamó. Él Quería saber si podía venir, saludar, porque era un fan”, dijo Trump a Fox News.

En Estados Unidos crece la opinión de que, si Kyle no fuese blanco, su destino en los tribunales hubiese sido otro. ¿Qué le permite a Trump hacer esto? Haber mantenido un promedio de 41% de popularidad durante su mandato.

Aún no te tenemos los datos de aprobación del efecto ONU – Tres Amigos, que probablemente lo haga subir en la euforia del momento. En su última medición trimestral, Demotecnia reportó un 67% de aprobación.

¿Para que alcanza? Para retirar la invitación a Arturo Herrera a ser Gobernador del Banco de México, disfrazar de precios más baratos vía el TUA la distancia entre la vida de las personas y el Aeropuerto Felipe Ángeles, hacer moral el no transparentar las obras o evitarles trámites bajo el paraguas de la seguridad nacional, también quitarse cargas de responsabilidad entregándola al Ejército que, por su tradición, es lo más Estado que entendemos los mexicanos.

La pregunta en el aire es que tan a fondo se tocarán los temas en el próximo Parlamento Abierto para placear, que no es lo mismo que discutir, la #ReformaEléctrica.

¿Serán tan técnicos, jurídicos y profundos como Manuel Rodríguez, presidente de la Comisión de Energía, ofrece a la iniciativa privada vía el ICC? ¿Qué entienden ellos por enriquecer la iniciativa y justicia en una economía de mercado?

Vaya, hacer de decisiones de Administración o gobierno, determinaciones de uno y usar el aparato gubernamental de pesos y contra pesos para generar las condiciones que busca. Todo esto lo da la aprobación, ya no solo el voto.

Tampoco únicamente la moralidad. En las instituciones no debe haber cuestiones de confianza, debe haber certezas técnicas.

En el nuevo régimen las encuestadoras como el nuevo INE quien “decidirán” quién se llevará la candidatura de Morena y a juzgar por la intención de voto por el partido y la identificación con él, al quien ocupe la silla verde de Palacio Nacional.

Bajo estas circunstancias, ¿para qué necesita el INE presupuesto?

Es urgente que México y los tomadores de decisiones entren en la lógica del presidente para procesar este régimen democrático y de decisiones.

De lo contrario, la democracia será solo un ejemplo de lo que los mexicanos pudimos lograr, pero que no va bien con nuestra idiosincrasia. No seremos los primeros, ahí tenemos a Rusia, pero si los únicos en querernos seguir engañando.

Ahora, si no lo queremos entender nosotros, si lo entienden los mercados que han sido muy pacientes con México bajo el mensaje clave corporativista de que están aquí por la historia y el largo plazo.

La reacción del tipo de cambio frente a la propuesta, prácticamente designación de Victoria Rodríguez Ceja como gobernadora del Banco de México, es clave. Ojo, nadie que llegue a esa posición quiere hacerlo con una reacción de volatilidad.

Las dictaduras en estos tiempos nacen de la popularidad disfrazada de voto y mayoría en los otros dos poderes y sobreviven de la aprobación. No pensemos solamente en ella como en el pasado, es decir, en la preservación del poder en el tiempo por la eternidad, sino en el uso de este para lograr los objetivos a pesar de ellos mismos.

POR ÓSCAR SANDOVAL SAENZ
CONSULTOR, SOCIO DE 27 PIVOT
OSANDOVALSAENZ@27PIVOT.COM
@OSANDOVALSAENZ

CAR