EL GALEÓN DE MANILA

América del Norte y los dos AMLOs

No está claro si la Cuarta Transformación está con Estados Unidos o con sus rivales China y Rusia, patrocinadores de los gobiernos bolivarianos

OPINIÓN

·
Gerardo Traslosheros / El Galeón de Manila / Opinión El Heraldo de México

Existe una bipolaridad en la política exterior de México.

Se le ofrece apoyo a China para formar parte del CPTPP, brindando el estrado a su líder en la CELAC, y se propone una fortaleza para contener a China a nivel continental. Se recibe con honores al Presidente cubano para que dé un discurso frente al Ejército mexicano y se ofrece a los pares de Norteamérica un discurso conciliador.

No está claro si la 4T está con Estados Unidos o con sus rivales China y Rusia, patrocinadores de los gobiernos bolivarianos.

En la 4T parece haber la convicción de que está en curso un cambio geopolítico radical que favorece a China, que en breve será la potencia dominante, con Xi Jinping consolidado como autócrata todopoderoso. A su vez Rusia, convertida en dictadura, se esfuerza por debilitar a las instituciones democráticas en la Unión Europea y en Estados Unidos, influyendo en sus procesos internos como hizo con el Brexit y con la elección de Donald Trump.

Parece apostarse que a nivel global se impondrá el autoritarismo frente a la democracia.

Andrés Manuel López Obrador utiliza la no intervención de manera antojadiza, rechazando condenar a las dictaduras bolivarianas, pero interfiriendo en las elecciones americanas, como cuando visitó a Trump en medio del proceso electoral que dio la victoria a Biden. Apoya una reforma migratoria en Estados Unidos que le traería votos y remesas, amenazando a legisladores americanos con denunciarlos en caso de que voten en contrario.

China tiene una visión de largo plazo, mientras AMLO busca perpetuar su proyecto restaurador del pasado. El verdadero AMLO no oculta su desprecio contra lo neoliberal y la libre empresa, buscando regresar a México a los años 70 de autoritarismo y petrolización, debilitando a las instituciones liberales como hace China en
Hong Kong.

Hablar de integración continental es demagógico cuando fue la izquierda bolivariana la que acabó con la negociación del Acuerdo de Libre Comercio de la Américas (ALCA), y cuando un acuerdo tipo Unión Europea sería inaceptable para EU, puesto que incluye la movilidad laboral.

México debe cumplir con el T-MEC en materia de energía, si quiere que Estados Unidos cumpla en el tema automotriz y que no utilice el programa “compra estadounidense” (Buy American) como herramienta proteccionista.

Mientras tanto, la violencia del narcotráfico se magnifica, con más de 100 mil muertes por sobredosis de fentanilo en la Unión Americana, el año pasado, y más de 30 mil asesinatos en México anualmente.

La cooperación con México en seguridad y migración se vuelve indispensable para EU, mientras AMLO utiliza sus fichas ganando tiempo para imponer sus intereses.

Posiblemente, en el corto plazo, el presidente López Obrador tenga que postergar su contrarreforma energética y fortalecer su esfuerzo contra los capos de la droga, pero en el largo plazo apuesta a su proyecto transexenal. 

POR GERARDO TRASLOSHEROS
JENKINS GRADUATE SCHOOL, PECC MÉXICO Y COMEXI
@GTRASLOSHEROS

PAL