ORBITANDO

Maduro se burla de todos

El chavista incluyó en su equipo negociador a Saab, como un último recurso para evitar la extradición, pero no lo logró

OPINIÓN

·
Israel López Gutiérrez / Orbitando / Opinión El Heraldo de México

El régimen venezolano de Nicolás Maduro volvió a hacer de las suyas y suspendió las mesas de negociación con una fracción de la oposición que se realizaban en México, con auspicio del reino de Holanda; la razón fue la extradición de Alex Saab de Cabo Verde a Estados Unidos, un operador del chavista en varios negocios como las despensas CLAP.

Durante los últimos 20 años, han habido 14 mesas de negociación con la oposición y ninguna ha resultado beneficiosa para los antichavistas, eso sí, a Maduro le ha dado oxígeno político para poder reacomodarse ante los brotes en contra de su dictadura.

Incluso logró domar al opositor Juan Guaidó, quien en 2019 se autonombró presidente interino de Venezuela con el apoyo de al menos 60 países, entre ellos Estados Unidos. 

Hace dos años Guaidó, el líder del partido Voluntad Popular, no creía que México fuera un territorio neutral para realizar alguna negociación, pero por alguna extraña razón hoy sí lo consideró y Maduro lo sentó, la verdad es que está arrinconado y no le quedó de otra.   

En el caso del supuesto empresario Saab, fue sancionado e investigado en México por operar una red para vender a sobreprecio en provincias marginadas de Venezuela alimentos adquiridos en nuestro país (despensas CLAP), las cuales salían del puerto de Veracruz hacia Maracaibo, como lo reportó en su momento el periodista José Carreño Figueras.

Luego de una investigación entre México y Estados Unidos se detectó que los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), programa de asistencia en la nación chavista, fue usado para lavar dinero y obtener ganancias millonarias al vender en casi el doble los productos adquiridos.

Saab, quien también tiene nacionalidad venezolana y pasaporte diplomático de ese país, fue acusado en julio de 2019 en Miami por lavado de dinero y arrestado en junio de 2020 durante una escala de avión en Cabo Verde, hoy enfrenta ocho cargos y 20 años de prisión en Miami si es encontrado culpable. Se puede volver la garganta profunda venezolana sobre el paradero del dinero del régimen.

Ese es sólo uno de los tantos negocios que pasaron por las manos de Saab por encargo de Maduro hasta antes de ser arrestado en Cabo Verde, luego el régimen venezolano ha buscado por mar y tierra las vías para liberar y cobijar a su testaferro.

Antes de que iniciara la cuarta ronda de negociaciones en México, que ya fue cancelada hasta que se le baje el coraje a Maduro, el chavista incluyó en su equipo negociador a Saab, como un último recurso para evitar la extradición, pero no lo logró.

Eso provocó que el pasado fin de semana, Maduro le plantara cara a México, Holanda y a la llamada G4 (partidos negociadores de la oposición) y es lógico que eso haya sucedido, no hay ni un sólo mecanismo en los acuerdos de diálogo que obliguen al chavista a respetar lo pactado.

Más bien, él pone quién discute, como en el caso de Guaidó, qué se discute, cuándo se discute y por qué se discute, este nuevo intento de encontrar un acuerdo para Venezuela desde el domingo pasado comenzó a hundirse. Hay Maduro para rato.   

POR ISRAEL LÓPEZ
COLABORADOR

ISRAEL.LOPEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM

MAAZ