COLUMNA INVITADA

Sistema de salud deficiente

Miles de mexicanos creyeron en la 4T cuando prometieron que mejoraría el servicio, pero está peor

OPINIÓN

·
Xóchitl Gálvez / Colaboradora / Opinión El Heraldo de México

No es una falacia que el sistema de salud en nuestro país es deficiente. El panorama, en lugar de mejorar, continúa empeorando, en perjuicio de la salud de millones de mexicanos y mexicanas, especialmente los más pobres y vulnerables.

Miles de mexicanos creyeron en la 4T cuando prometieron que mejorarían el servicio y el acceso a la salud en nuestro país, pero la situación es realmente alarmante.

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), hay cerca de 16 millones de mexicanas y mexicanos más que dejaron de tener acceso a servicios médicos.

Tan solo de 2018 a 2020, pasamos de tener 20.1 millones a 35.7 millones de personas que se quedaron sin acceso a la atención médica. Algo absolutamente imperdonable.

Son ya tres años de esta administración. Ya no pueden seguir culpando a gobiernos del pasado, deben entender que la situación estaba mal y aunque les tocaba corregirlo no lo hicieron. Deben dejar de dar pretextos y asumir su responsabilidad.

Si bien la epidemia por Covid-19 afectó a los gobiernos de todo el mundo, en nuestro país se tomaron decisiones erróneas con altísimas consecuencias.

En tres años, el Programa Nacional de Vacunación, con prácticamente cobertura universal y de reconocimiento internacional, se ha desplomado, al grado de que miles de niñas y niños de uno a tres años no cuentan con el esquema de vacunación completo.

En tres años, la sustitución del sistema de abasto y distribución de medicamentos e insumos médicos por el de compras consolidadas en Hacienda, no solo ha resultado un fracaso caro, sino una acción negligente.

En el informe preliminar del INEGI, en 2020 hay un exceso de mortalidad de 326 mil muertes, de las cuales, se estima que fallecieron por Covid 201 mil.  Es decir, hay 125 mil personas que no fallecieron por Covid.

Ahora podríamos saber la causa: en 2019 se registraron, según datos oficiales, 104 mil 354 muertes por diabetes y en 2020, 151 mil 214 muertes. Un aumento del 45%.

Otro caso, son las muertes por enfermedades cardiovasculares, en 2019 se registraron 156 mil y en 2020 más de 218 mil muertes. Un aumento del 40 por ciento.

Muertes que se desconoce si fueron por falta de tratamiento y atención.

Nadie puede negar que sigue la escasez y el desabasto de medicinas y material quirúrgico en las instituciones de salud pública. Sin embargo, donde la situación del desabasto es más dramática es en el caso de los medicamentos oncológicos. En particular, para los tratamientos de niñas y niños con cáncer.

No es un invento del neoliberalismo ni propaganda o complot conservador para criticar o derrocar al gobierno de la 4T. Es una realidad.

Resulta paradójico que anteriormente los programas de salud eran los que más contribuían a superar la pobreza. Ahora, en este gobierno, son los “programas de salud” los que más contribuyen a profundizarla.

Estas decisiones han afectado a quienes, aseguran, son su prioridad: los que menos tienen en este país.

POR XÓCHITL GÁLVEZ
SENADORA DEL PAN
@XOCHITLGALVEZ

PAL

Temas