UNA CHAIRA EN EL HERALDO

¿Should I stay or should I go?

Especialistas argumentan que lo interesante de la revocación sería aplicarla a “mandos locales” como alcaldes, diputados y hasta gobernadores

OPINIÓN

·
Fernanda Tapia / Una chaira en El Heraldo / Opinión El Heraldo de México

Ahorita la oposición está entre que se da toques (y no de mota, sino por la contrarreforma eléctrica). Les llama “hambreados” a los funcionarios de la 4T ( en la expresión más clasista permitida en la Cámara)… o de plano se rasga las vestiduras cuando debaten la Revocación de Mandato.

El INE puso una cantidad de trabas… o “condiciones”, pues, que hasta recordé la caricatura del Pato Lucas tratando de cobrar un seguro donde “debía nevar en abril, mientras cruzaba una estampida por su casa, seguida de una pequeña cebra”.

Lo inquietante es  ¿por qué diablos los derechairos se oponen con tanta fiereza a la propuesta de mi cabecita de algodón? El sentido común indicaría que por el contrario, bailarían de contento teniendo la esperanza de librarse de la 4T, ¡unos tres años antes!

El manual de rearranque de esta mega fábrica que es este país (o sea la Constitución), dice a grandes rasgos que entraría de bateador emergente el secretario de Gobernación, y posteriormente el Congreso decidiría quién es la o el sustituto. El Internacionalista Mauricio Meschoulam asegura “que la comunidad internacional mantendría sus relaciones con el país como si nada. Respetando el proceso interno y sin interrumpir comercio o relaciones diplomáticas. Claro, siempre y cuando el relevo se haga conforme a la Constitución y de forma ordenada”. No al estilo golpe de estado militar como acaba de suceder en Myanmar. Y esta figura de revocación de mandato ya existe en diversos países, como  Bolivia, Cuba, Ecuador, Venezuela y Taiwán. Ejem… en algunos de éstos, es letra muerta. Pero bue’…

También existen especialistas, quienes argumentan que lo interesante de la revocación sería aplicarla a “mandos locales” como presidentes municipales, diputados y hasta gobernadores, pues son estos cargos a los que el pueblo puede medir fácilmente en su día a día.

Y como ejemplo, en septiembre, el gobernador demócrata del estado de California, Gavin Newsom, fue sometido a revocación (o recall que le dicen en Inglés). La libró sin broncas con 64% de los votos, aunque en ese mismo estado norteamericano en 2003 mandaron a ondear changos de la cola al entonces gobernador Gray Davis, siendo reemplazado por por el actor Arnold Schwarzenegger, alias el Goberneitor.

En este caso yo creo que salieron de Guatemala y entraron a Guatepior. ¿Apoco no se acuerdan de la ley que les quería dejarles Irineo y sin saliva a los indocumentados?

Acá en Mexicalpan de las Tunas, nos dice el maestro Alejandro Rosas, “la figura de revocación no ha existido, y cuando mucho, algunos presidentes renunciaron voluntariamente a fuerzas o murieron en el intento como el presidente Carranza”. El meollo está en que mi hija guarde Macuspana trae una aceptación prácticamente igual a cuando inició su gobierno. Y como dice el doctor REGINO, “el someter a consulta su mandato, saliendo airoso de la prueba… sería prácticamente garantizar el siguiente sexenio para Morena”.

POR FERNANDA TAPIA
DENUNCIAS@FERNANDATAPIA.COM 
@TAPIAFERNANDA

MAAZ