A FUEGO LENTO

La carrera presidencial desde el Senado

Ricardo Monreal mueve piezas en la Cámara alta como si de un juego de ajedrez se tratara

OPINIÓN

·
Alfredo González / A Fuego Lento / El Heraldo de México

Pase lo que pase, de Morena saldrán tres candidatos presidenciales en 2024: Claudia Sheinbaum, Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard. Y todos, desde sus respectivas trincheras, no hay día en que no actúen en consecuencia.

Lo cierto, sin embargo, es que quien está más lejos de los aprecios de Palacio Nacional es el zacatecano, quien ha debido sortear los obuses que le envían todos los días, voluntaria o involuntariamente.

No son uno ni dos los episodios que dan cuenta de eso. Desde el vacío presidencial en la entrega de la Medalla Belisario Domínguez, el pasado 7 de octubre, hasta la reincorporación a la Cámara alta de personajes muy cercanos al jefe del Ejecutivo. Entre ellos se encuentran Olga Sánchez, exsecretaria de Gobernación; Gabriel García, excoordinador de programas sociales, y César Cravioto, exresponsable de la Reconstrucción de la CDMX, suplente de Martí Batres, hoy secretario de Gobierno de la capital.

En todos los casos, Monreal no sólo los recibió con los brazos abiertos, sino que les asignó encomiendas específicas.

A Sánchez Cordero le facilitó el camino para llegar a la presidencia de la Mesa Directiva. Pidió a todos sus colegas que le presentaran sus respetos y hasta la acompañó del brazo en su toma de posesión. En los hechos, no obstante, son pocas las senadoras y los senadores que se acercan a ella. Además, los coordinadores de las otras fracciones y los propios morenistas siguen acordando con Monreal.

A la ministra en retiro le ha costado mucho trabajo conocer los procesos legislativos, y eso propició un alejamiento de sus colegas. Eso sí, no hay ceremonia oficial en la que no esté presente. Y en todas las fotos aparece siempre sonriente.

Gabriel García tampoco representa un peligro para Monreal. Llegó al Senado el 2 de julio. Fue recibido con todos los honores, pero no ha destacado por su labor como legislador.

En cambio, fue nombrado representante del Senado en el INE. Lejos, muy lejos de las grillas parlamentarias.

Con Cravioto fue un poco diferente la cosa. En él reconocen a un político hábil, con amplia experiencia en la operación y las negociaciones.

No fue “relegado” como los otros. Por el contrario, aquí aplicó la máxima de “mantén más cerca a tus enemigos que a tus amigos”.  Sabedor de que es uno de los personajes más cercanos a Sheinbaum, Monreal lo designó como “vocero” de la fracción de Morena en el Senado, a pesar de que ya existen varios voceros. Lo hacen sentir parte del grupo y para todos los temas es tomado en cuenta, cosa que no ocurría con Batres como senador.

Esa es la forma en la que Monreal, aspirante a la silla del águila, mueve sus piezas como si se tratara de un juego de ajedrez, estrategia que más adelante se verá si le rinde frutos o de plano cambia de camiseta, porque de la carrera presidencial, ya dijo, nadie lo baja.

•••

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “Cuando veas una buena jugada, trata siempre de encontrar otra mejor”.

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO
ALFREDO.GONZALEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM
@ALFREDOLEZ

PAL