MALOS MODOS

La nueva cara del humanismo

¿Se acuerdan de que el Doctor Muerte y El Fisgón dijeron en algún programa que lo de los niños con cáncer era una telenovela?

OPINIÓN

·
Julio Patán / Malos Modos / Opinión El Heraldo de México

Se me ocurre que sí, este gobierno se distingue por su humanismo, por su amor al prójimo, y que el problema es nuestro, de los que trabajamos en los medios o nos quejamos en las redes, incapaces de entender qué significa realmente eso, “humanismo”, hoy. Para ilustrar lo que digo, van algunos ejemplos recientes.

          Tenemos el de la diputada Merary Villegas, que transitóimpasiblepor el momentoen que la madre de un niño con cáncer se arrodilló para pedirle ayuda. ¿La vieron? Dijo que sí están ayudando, que no ya no molesten, se dio la vuelta y se fue. ¿Una excepción? No. Otro tribuno, Manuel Vázquez Arellano, dijo que todo era cosa del PAN, a cuyos diputados llamó “carroñeros”. Tribuna y tribuno pertenecen a la 4T. Aunque ya dos mentes de izquierda empapadas de amor por el prójimo se les habían adelantado. ¿Se acuerdan de que el Doctor Muerte y El Fisgón dijeron en algún programa que lo de los niños con cáncer era una telenovela?

          Claro que la semana deja otro ejemplo más llamativo si cabe. No se había acabado de dar la vuelta la diputada impasible cuando nos enteramos de que en Dos Bocas los trabajadores habían entrado en paro, y de que los habían agarrado a balazos de goma y gases la policía del estado, sí, pero también la Marina y la Guardia Nacional. Fuerzas federales, pues. Lo que nos lleva inevitablemente a una conclusión medio locochona: en este país puedes matar a tiros a policías, militares yrivales, traficar, secuestrar o bloquear vías del tren, pero no meterte con los proyectos consen del presidente. “Entonces lo del amor al prójimo es un cuento”, dirán. Hombre, no. Lo que pasa es que no es amor incondicional: para beneficiarte de éltienes que cumplir con el requisito, totalmente razonable, de una devoción sin fisuras.Porfa, no dramaticen: a fin de cuentas, ningún amor es realmente incondicional, como sabe cualquiera que, por ejemplo, tenga algún divorcio en el curriculum.

          Desde luego, no hay motivos para la sorpresa. Con 600 mil muertos, el presidente volvió a elogiar a Alcocer y Gatell por su gestión de la pandemia. Eso, en la misma semana en que el mencionado Doctor Muerte cerró oficinas porque se la están dejando ir con los amparos, y tiene por tanto que vacunar a los menores de edad a los que decidió no vacunar porque,laneta, se petatean bien poquitos.

          Mientras, los científicos siguen presentándose ante el Ministerio Público para no dar con sus huesos en Almoloya. “Pero el fiscal es independiente”,dirán. Ajá. En todo caso, el presidente ya dijo que la cárcel enaltece y que confía mucho en Gertz.

          “Pues entonces no veo el humanismo por ningún lado”, pensarán. Bueno, ahí está. Lo que pasa es quetiene otra cara. Lo expresa claramente una expresión, me temo y me disculpo, muy española: “Quien bien te quiere te hará llorar”.

POR JULIO PATÁN

JULIOPATAN0909@GMAIL.COM 

@JULIOPATAN09

PAL