DEFINICIONES

Fiscal distraído

Gertz Manero está ocupado en sus venganzas personales; desatento de la procuración de justicia. Enfocado en ser útil al gobierno para el que trabaja; descuidado en sus ocupaciones

OPINIÓN

·
Manuel López San Martín / Definiciones / Opinión El Heraldo de México

El Fiscal está distraído. Ocupado en sus venganzas personales, desatento de la procuración de justicia. Enfocado en serle útil al gobierno para el que trabaja, descuidado en sus ocupaciones.

Alejandro Gertz Manero pierde respeto y prestigio aceleradamente. La autonomía e independencia, las olvidó hace rato. Ninguna de esas características parece importarle demasiado.

La estampa retratada por la periodista Lourdes Mendoza, de Emilio Lozoya, acusado por los delitos de delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita, cenando cómodamente el pasado sábado en el restaurante Hunan, de las Lomas de Chapultepec, es la imagen del cinismo, la corrupción y la procuración de justicia fallida. Es retrato de una Fiscalía que no sirve a los ciudadanos, sino que persigue oscuros intereses. Una Fiscalía que no solo no goza del respeto de la sociedad, sino que es motivo de burla de los presuntos criminales.

Lozoya paseándose, dejándose ver, haciendo vida social, mofándose de la Fiscalía y el Fiscal. Y aunque la FGR trató de explicar lo inexplicable –que el exdirector de Pemex tenga en el país más de un año sin pisar un juzgado, pese a no haber probado el sinfín de acusaciones que lanzó a diestra y siniestra-, lo cierto es que la de por si mermada credibilidad en la Institución, ya a estas alturas es casi inexistente.

***

Los penosos episodios se le acumulan a Gertz Manero. No solo es la discrecionalidad de la Fiscalía, sino el ánimo de venganza del Fiscal. Atropella el de por sí inexistente sistema de procuración de justicia.

La FGR, que tendría que estar ocupada en erradicar la corrupción, esta distraída resolviendo las vendettas de subtitular. La sed de revancha nubla las prioridades de una Institución que debería servir a los mexicanos, no a los caprichos de alguien.

El poderoso Fiscal, solicitó arrestar por operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada a 31 investigadores y personal administrativo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

El trasfondo, no sería ni el desvío ni la denuncia, sino la revancha contra parte de la comunidad científica que criticó duramente a la dirección de Conacyt y al Fiscal, por otorgar, en junio pasado a Gertz, el nivel 3 –el más alto- del Sistema Nacional de Investigadores, pese a señalamientos de plagio-. La petición del Fiscal ha sido desechada no una, sino dos veces por un juez.

Imposible obviar esta revancha, de otra: el caso de Alejandra Cuevas, una mujer de 68 años que, pese a tener un amparo al momento de su detención, está por cumplir un año encarcelada en el penal femenil de Santa Martha Acatitla. Sin elementos probatorios, Gertz la acusa del asesinato de su hermano. Hace algunas semanas, la jueza Patricia Marcela Díaz Cerda echó por la borda la cantidad de violaciones que permitieron el arresto de una mujer que contaba con un recurso jurídico que lo impedía. El caso no resiste la mínima revisión. No se sostiene. Está tapizado de incongruencias, contradicciones y no tienen sustento legal ni jurídico. Pero al Fiscal eso no le importa demasiado.

Gertz está ocupado en lo suyo. La procuración de justicia no es su prioridad.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN

PAL