UN MONTÓN DE PLATA

El desastre del AICM

Es un hecho que el tiempo prometido para la rehabilitación se incumplió, y que este aeropuerto es secundario para AMLO frente a Santa Lucía

OPINIÓN

·
Carlos Mota / Un Montón de Plata / Opinión El Heraldo de México

Como muchos mexicanos, he utilizado los servicios del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México recientemente. Es un desastre. La promesa de 2018 del presidente Andrés Manuel López Obrador de rehabilitarlo, reafirmada en mayo de 2019 por su entonces secretario de Comunicaciones y Transportes Javier Jiménez Espriú, ha quedado rebasada.

Con Jorge Arganis Díaz Leal al frente de esa Secretaría parece que esta rehabilitación va de mal en peor. Lo máximo que se ha logrado es la ampliación de la Terminal 2 con siete posiciones, hace un año. Pero quienes hemos utilizado ese espacio hemos atestiguado su pésimo diseño: el lugar no tiene siquiera sillas; y los flujos de entrada y salida para cada vuelo orillan a la aglomeración de gente 30 metros antes de llegar a las salas.

Yo utilicé el AICM el fin de semana, para un vuelo internacional, y la colección de desastres es notoria. Los martillazos siguen ensordeciendo la vida de la terminal. Tres años no han sido suficientes para terminar la remodelación. Mi vuelo de regreso, por ejemplo, no fue desembarcado en un pasillo telescópico, sino en autobuses, y por la cuantía de pasajeros se requirieron al menos cinco. Luego todos los viajeros ingresamos a la zona de migración por una microscópica puerta. Ya dentro, había caos: la unifila de las ventanillas migratorias funcionaba a 20 por ciento, generando aglomeraciones; las terminales de cómputo para escanear personalmente los pasaportes estaban deshabilitadas y ya ni siquiera están a la vista; y había una buena cantidad de muebles
arrumbados.

Para colmo, el personal de equipaje tardó una hora y cuarto en bajar maletas del avión y llevarlas a las bandas. Luego, en la aduana, 75 por ciento del espacio denominado “nada que declarar” está deshabilitado, porque a alguien del Servicio de Administración Tributaria (SAT) se le ocurrió que todas las petacas deben pasar por un escáner adicional.

Además, otra de las obras sobre las que se ha incumplido la promesa presidencial es el reacondicionamiento del hangar presidencial para construir una nueva terminal con estacionamiento. Esto sería para este 2021, pero al año le quedan 11 semanas, y no hay para cuándo pudiera estar funcionando.

¿Este desastre es responsabilidad del secretario Jorge Arganis o del director del AICM, Jesús Rosano? Es un hecho que el tiempo prometido para la rehabilitación se incumplió, y que este aeropuerto es secundario para AMLO frente a Santa Lucía. No obstante, este seguirá siendo el más relevante aeropuerto del país, por lo que es inadmisible la lentitud con la que se ejecuta su rehabilitación.

KIA

La automotriz que encabeza Horacio Chávez alcanzó la cifra icónica de un millón de autos exportados desde su planta en Pesquería, Nuevo León. Sus modelos Rio y Forte han sido muy galardonados. El vehículo un millón se exportó a Estados Unidos.

POR CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM 
WHATSAPP 56-1164-9060

MAAZ