Grupo interinstitucional de estrategia contra violencias

La atención y protección a las mujeres, adultas y niñas, es trascendente. El efecto que una agresión genera en un individuo generalmente deja una huella, física o emocional

Grupo  interinstitucional de estrategia contra violencias
Jesús Valencia/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

El 27 de enero, el Grupo Interinstitucional de Estrategia contra Violencias (GIEV) fue el actor protagónico de la Conferencia de la Presidencia; grupo adscrito a la Secretaría de Gobernación e integrado por la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, el Instituto Nacional de la Mujer, la Comisión para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM), el DIF, y es liderado por la Secretaria Ejecutiva del GIEV, Alicia Leal Puerta.

El Presidente de la República ha puesto en manos de mujeres esta tarea titánica, confiando en que la llevarán a buen puerto.

Las acciones del GIEV comenzaron a principios de 2019, al convocar a la conformación de un grupo impulsor
de la Estrategia Nacional de Protección Integral para las Mujeres, y que, ante la situación de salud que se enfrenta, en 2020 se amplió a un grupo intersecretarial para implementar dicha estrategia.

Los temas abordados son tan importantes como retadores, pero no por ello inasequibles, el compromiso de las representantes que integran este grupo es pleno, y han establecido agendas y líneas de acción puntualmente definidas para lograr los objetivos planteados; trabajando coordinadamente con toda la comunicación que el proyecto requiere y una operación transversal íntegra.

La violencia contra las mujeres es un tema central que requiere ser atendido con acciones coordinadas, tanto preventivas como correctivas; desafortunadamente, a la fecha, este tipo de violencia se encuentra inserta en la sociedad a un grado superlativo. Para contrarrestarlo se requiere hacer modificaciones a nivel judicial con el fin de reducir e, idealmente, erradicar la impunidad.

Como sabemos, son muchas las causas de este padecimiento, lo que lo hace complejo de atender; sin embargo, a mi parecer, el primer paso es el respeto a la integridad y los derechos de las mujeres, promoverlos desde el hogar, célula base de la sociedad. Establecer acciones “mínimas” en el sentido de respeto, equidad e igualdad hacia las mujeres al interior de las familias, generarán efectos en cascada hacia la sociedad en general.

La atención y protección a las mujeres, adultas y niñas, es trascendente. El efecto que una agresión genera en un individuo generalmente deja una huella, física o emocional; sin embargo, por el papel que protagoniza la mujer en la familia, y en la sociedad, una huella en la mujer puede heredarse por generaciones.

Por todo lo anterior, comprometerse con estas propuestas y acciones es un compromiso que todos debemos adquirir, sumar esfuerzos en el combate integral a la violencia contra las mujeres, niñas y adolescentes se traducirá en tranquilidad ciudadana, que a las mujeres violentadas y a su núcleo familiar se les brinde atención y seguimiento sensible y con empatía de inicio a fin.

 

POR JESÚS VALENCIA
DELEGADO DE MORENA EN SONORA
@VALENCIA_GUZMAN

lctl


Compartir