¿Son los desfiles de moda un capricho millonario?

Un momento histórico de cambio en la industria de la moda en donde hay cambios radicales pues lo que funcionaba antes ya no funciona

Escrito en OPINIÓN el

Con la más reciente temporada de las Semanas de la Moda, las cuales están a punto de concluir, y llevadas a cabo de una forma completamente diferente e inusual, la pregunta en la mente de todos es la relevancia de los desfiles de moda presenciales, sobre todo en los Fashion Weeks mas importantes: Nueva York, Londres, Paris y Milán.

Los desfiles de moda siempre han sido el poder de la moda. Entendiendo que las pasarelas ahí presentadas son el “look and feel” de la marca, su esencia y representación, así como quién estaba invitado, quién estaba en la primera fila, quién abría la semana de la moda en cada ciudad y quién la cerraba. 

Un elemento muy importante en este 2020 ha sido la creatividad de los diseñadores para presentar y acercarse a su público con todas las barreras físicas que la pandemia por Covid-19 ha impuesto.  

Esta vez fue mucho mas local,  se acortó haciéndolo en cuatro días en vez de seis, algunos diseñadores hicieron presentaciones de sus colecciones de manera privada con editores y compradores, otros decidieron hacer desfiles sin público y transmitirlos virtualmente, y otros (muy pocos) si se aventuraron a hacerlo con audiencia limitada de influencers y celebridades.

[nota_relacionada id=1259272]

Algunos decidieron no presentarse como fue el caso de Oscar de la Renta y Marc Jacobs. Un momento histórico de cambio en la industria de la moda en donde  hay cambios radicales pues lo que funcionaba antes ya no funciona, en donde no hay reglas y lo único seguro el lo incierto y en donde las plataformas sociales toman un lugar fundamental para vincular al público con los diseñadores. Un nuevo invitado: Tik tok.

No regresaremos al mundo previo al del encierro que y tendremos que aprender a jugar el juego con las nuevas reglas. Lo que sí te puedo decir con conocimiento de causa es que como periodista de moda con mas de 15 años de trayectoria, nada puede reemplazar  el asistir físicamente a un desfile. La energía de estar ahí presencialmente, el conocer personalmente al diseñador, platicar con el sobre la colección, ver, tocar, sentir las prendas, estar en el backstage con la locura que ahí sucede, y la cara de satisfacción del diseñador en el gran final del show.

La comunidad que se hace es importante. También el transmitir eso a tus lectores y a tu público es un arte que sólo se da viviéndolo. Los desfiles de moda son caros de producir, se necesita tener presupuesto. Pero la derrama económica para las ciudades que albergan las semanas de moda es muy grande, se genera turismo y empleos.

Ayuda a la economía del país sede en general. Mi primer desfile fue el de Marc Jacobs en NY en 2010, fue tal mi emoción de estar ahí, la gente que estaba ahí, las celebridades, la energía que se sentía era arrolladora y cuando antes de comenzar escuche las palabras en el micrófono:

“Everybody line up, the show is about to start”, lloré de la emoción como groopie en un concierto.  La cara de Carolina Herrera al terminar sus desfiles y sus reuniones post show en su “atelier” en donde personalmente te explicaba su inspiración de cada prenda. 

En mi opinión, no hay video,  ni Tik Tok ni streaming que pueda sustituir este contacto humano.  Acompañar sí, hacer más abierto y accesible para todos, también, acercar a mas público: sin duda. 
Pero como dicen: ¡El show debe continuar! [nota_relacionada id=1249410]

POR BRENDA JAET

@BRENDAJAETK

avv/rcb