Posición de México ante el Acuerdo de la OPEP

En torno a las recientes negociaciones en el seno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), para extender hasta julio un recorte de producción de 9.6 millones de barriles por día; el gobierno de México ha señalado que cumplió de manera puntual con el acuerdo signado el pasado mes de abril, al reducir su producción en 100 mil barriles por día en los meses de mayo y junio; también, anunció que el país no puede continuar reduciendo su producción petrolera, haciendo notar que hay países que no han cumplido con los ajustes pactados.

La afirmación del gobierno mexicano es totalmente correcta, de acuerdo con una encuesta de Reuter, el nivel de cumplimiento de los recortes de producción de la OPEP por 9.7 millones de barriles por día, en el mes de mayo fue solamente de un 74 por ciento; sobre todo, porque países como Irak y Nigeria solo cumplieron con el 38 y 19 por ciento, respectivamente, de los recortes comprometidos

Al respecto, es importante recordar que, durante las negociaciones del mes de abril, aduciendo razones de carácter económico y bélicos, Irán y Venezuela, países fundadores de la OPEP, tuvieron un trato especial al ser exonerados de limitar su producción.

Desde el arranque de las negociaciones para estabilizar los precios internacionales, la posición del gobierno mexicano ha sido firme y categórica en sostener que los recortes deben hacerse de manera proporcional y equitativas, de acuerdo a las capacidades extractivas de cada país, sin excepción.

La OPEP, al estimar una reducción de la demanda de hasta 9.6 millones barriles diarios en 2020, y que el inventario mundial aumente a 1,500 millones de barriles para mediados del año, advirtió que el peligro aún acecha al mercado y pidió a los países que no cumplieron con los recortes de extracción, compensarlos entre los meses de junio y septiembre.  

En el caso de México, que ha cumplido con los acuerdos, anunció que no continuará con la disminución de su producción; decisión respaldada por un elemento técnico poco conocido en los espacios de debate público, a pesar de que en el ámbito especializado del sector no es ningún secreto.

Me refiero al hecho, de que la mayoría de los pozos en el país producen con levantamiento artificial, y los que lo hacen por flujo natural son los menos. 

Los pozos con levantamiento artificial que son afectados por cierres de producción, en su gran mayoría cuando vuelven abrirse, lo cual además de ser muy costoso por los equipos comprometidos, corren el riesgo de que ya no fluya petróleo, echándose a perder. 

En países como Arabia Saudita y Rusia que tienen una gran cantidad de pozos produciendo por flujo natural, el cierre en estos casos no ocasiona daños severos, y es relativamente sencillo inducirlos a retomar su producción.

[nota_relacionada id=1072970 ] 

POR MANUEL RODRÍGUEZ
DIPUTADO FEDERAL
PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE ENERGÍA DE LA LXIV LEGISLATURA DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS DEL H. CONGRESO DE LA UNIÓN
WWW.MANUELRODRIGUEZ.MX

lctl


Compartir