El año en que vivimos de todo

La pandemia, la recesión económica más fuerte desde 1929, el movimiento que dio cabida a protestas raciales y de género y la llegada al gabinete presidencial estadounidense de una mujer

El año en que vivimos de todo
María del Mar Barrientos / Molti Diversi/ Opinión El Heraldo de México

No hace falta decirlo. Pero este 2020, el mundo vivió de todo, vio de todo y sintió de todo. 

El revolucionario ruso Vladimir Lenin, decía que hay décadas donde no pasa nada, y semanas donde pasan décadas. Y en este año que dejamos atrás, no cabe duda que la humanidad vio su vida en instantes y en momentos precisos. 

Habrá varios adjetivos calificativos que pudieran definir este año, como catastrófico, maldito, satánico, horrible, pero a mi me gustaría definirlo como resiliente y generador de una vida nueva. Y claro ejemplo de esto, fueron las manifestaciones que se llevaron a cabo en Reforma, en las que participaron miles de mujeres para denunciar  los feminicidios ocurridos en México, y posteriormente, vino la mayor ola de protestas raciales, desde el asesinato de Martin Luther King, en el año 68. 

Estados Unidos se vio envuelto en un movimiento de lucha, y de reclamo de justicia, que pareciera que tenía guardado y quería sacarlo desde hacía ya mucho tiempo, y vaya que lo sacó, el 3 de noviembre de este 2020, siendo los resultados de las elecciones, un claro ejemplo de este sentir colectivo. 

Al mismo tiempo que esta ola de protestas, llegó el COVID-19 a nuestro país y al mundo entero. En medio de un discurso de odio y resentimiento, llegó el virus que cambió al mundo. Se puso en jaque al sistema de salud, a los gobiernos, a las medidas de seguridad, a la educación, a la economía. Todo, absolutamente todo se vio afectado y si queremos ser optimistas, podemos cambiar el adjetivo “afectado”, por “cambiado”. Valoramos la salud, a los seres queridos, la familia, el estar en casa, la paz, el no hacer nada, la naturaleza, nuestros espacios. 

Y durante la pandemia, también se llevaron a cabo las elecciones más polémicas en la historia de Estados Unidos, en donde después de varios días, resultó triunfador Joe Biden, pero la nota era Kamala Harris, la primer mujer en ser vicepresidente de Estados Unidos, además de tener un origen multirracial, haciendo historia y reflejando el momento social que estábamos viviendo. Lo que nos lleva a pensar que no fueron casualidad las protestas por discriminación racial y feminicidios que se dieron en todo el mundo durante los primeros meses del 2020. El 3 de noviembre de este año, las elecciones fueron, sin duda, una gran consecuencia de los actos de un policía de Mineápolis, que detuvo a George Floyd, que representaban el sentir de una sociedad. 

El año del miedo, de la muerte, de la incertidumbre, de la duda, de la frustración, pero también de la resiliencia y de la esperanza. ¿Qué nos espera después del 2020?, ¿Cómo actuaremos, viviremos y percibiremos la vida? Sin duda, nada volverá a ser igual, ni la manera en como concebíamos a la vida, ni la forma en la que actuaremos, trabajaremos, ni viviremos. Porque sí, este año, vivimos de todo. Sin embargo, queda en nosotros que este 2021, actuemos igual, mejor o peor que antes. La elección está en cada uno, porque como decía Martin Luther King. “Cuando mi sufrimiento se incrementó, pronto me di cuenta de que había dos maneras con las que podía responder a la situación: reaccionar con amargura o transformar el sufrimiento en una fuerza creativa. Elegí esta última”.

 

POR MARÍA DEL MAR BARRIENTOS
MARIMAR.BARRIENTOS@ELHERALDODEMEXICO.COM
@MARIMARBAT


Compartir