Responsabilidad compartida

Hacer frente a la COVID-19 es un trabajo de equipo en el que todos debemos estar involucrados; sin embargo, hemos dejado la mayor carga al sector salud

Responsabilidad compartida
Jesús Valencia/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Derivado de la pandemia generada por el virus SARS-CoV-2, la situación de salud en el país sigue siendo de riesgo y a no ser que tomemos las cosas con la seriedad que amerita, las circunstancias no variarán.

Hacer frente a la COVID-19 es un trabajo de equipo en el que todos debemos estar involucrados; sin embargo, hemos dejado la mayor carga al sector salud. A la fecha, son las mujeres y hombres médicos, enfermeras, enfermeros y personal que brinda sus servicios procurando la recuperación de quienes han padecido los estragos de esta enfermedad, quienes han llevado la tarea más difícil en este complejo momento.

Han sido varios meses en los que los médicos no han tenido descanso y han vivido en un riesgo constante, exponiendo y, desafortunadamente, muchos de ellos, perdiendo la vida en su lucha por salvar las de sus pacientes. La Secretaría de Salud informó que, hasta el mes de noviembre de este año, 1,410 trabajadores de este sector han fallecido en el país a causa del virus.

Esta pandemia nos ha demostrado su crecimiento agresivamente exponencial, incremento que podemos contraer con medidas simples que han sido promovidas de forma ininterrumpida desde el inicio de esta realidad que estamos viviendo: evitar, en lo posible, salir a áreas públicas, no realizar ni acudir a reuniones, lavarse las manos de manera constante, conservar la sana distancia y usar cubrebocas.

Es por esta entrega plena, profesional, incondicional y sin otro interés que el bienestar de la población, que el Senado de la República confirió la Medalla de Honor Belisario Domínguez 2020, a las “Personas, integrantes del Sistema Nacional de Salud, por su incansable lucha contra la COVID-19 en México”, valorando y respetando así, las postulaciones recibidas.

Es un reconocimiento más que merecido, y creo que nosotros podemos hacer otro, apoyarlos cuidándonos.

El mes de diciembre es, por tradición, un mes de festejos, celebraciones con amigos y familiares; sin embargo, éste es un diciembre atípico y creo que la mejor celebración que podemos hacer es apoyar en conservar la propia salud, lo que incide en la protección de nuestro círculo cercano y, a su vez, a la población en general; esto se convierte en una cadena virtuosa de grandes alcances.

Recordemos que fue el 11 de marzo de este año que la Organización Mundial de la Salud declaró a la pandemia de enfermedad por el virus SARS-CoV2, COVID-19, como una emergencia de salud pública. Partiendo de esa fecha, podemos decir que hemos vivido 9 meses y días bajo una situación no prevista, inimaginable y con un alcance que, al momento, registra unas cifras dramáticas a nivel mundial.

Estamos a unos pasos de que esta situación cambie, y la suma de las voluntades de los mexicanos es de gran importancia para que este tramo sea lo menos agresivo posible para la población y para las y los integrantes del sector salud.

Digo que es “el último tramo” porque, el 8 de diciembre, la Secretaría de Relaciones Exteriores publicó que, siguiendo la instrucción del Presidente de la República, México tiene acceso temprano a los proyectos internacionales de vacunas más avanzados. El Canciller mencionó que México fue el primer país latinoamericano en formalizar su participación en el mecanismo COVAX, cuyo objetivo es acelerar el desarrollo y fabricación de las vacunas de COVID-19 así como garantizar el acceso justo y equitativo de la misma a todos los países del mundo. Aunado a ello, citó los convenios de compra que tiene México con las farmacéuticas que están realizando los desarrollos clínicos más avanzados: Pfizer y BioNTech, AstraZeneca y CanSino; además, ya se ha establecido que la primera etapa de vacunación dará inicio en este mes de diciembre, priorizando en su aplicación al personal de salud de primer línea de combate a la COVID en la Ciudad de México y Coahuila, actividad que estará a cargo de las Fuerzas Armadas Mexicanas así como las Instituciones de Sector Salud.

Por todo lo anterior, considero que con este camino andado, los convenios de compra de las vacunas junto con la política de vacunación definida por parte del Gobierno,  lo único que queda es sumar voluntades y unir esfuerzos para cuidarnos y hacer del trayecto por recorrer uno más promisorio.

POR JESÚS VALENCIA
DELEGADO DE MORENA EN SONORA
@VALENCIA_GUZMAN

 


Compartir