MICROALGAS TÓXICAS

Declaran veda sanitaria en Colima: prohíben venta y consumo de mariscos bivalvos por riesgo tóxico

Se mantiene la marea roja, lo que producen toxinas que dañan la salud si se ingieren ostión, callo de hacha, almeja y/o mejillones expuestos a este fenómeno

NACIONAL

·
Se prohíbe la cosecha, comercialización y consumo de moluscos bivalvos: COFEPRISCréditos: Foto: Pixabay

La Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris) en coordinación con su homóloga federal, Cofepris, impusieron una medida sanitaria precautoria en las costas del estado de Colima, por lo que se prohíbe la cosecha, comercialización y consumo de moluscos bivalvos expuestos a este fenómeno natural, con el objetivo de prevenir riesgos sanitarios entre la población.

La Cofepris informó en un comunicado que la ‘marea roja’, conocida también como Florecimiento Algal Nocivo (FAN), continúa en curso desde que se informó oportunamente el 2 de mayo, cuando se identificaron las microalgas productoras de toxinas paralizantes y diarreicas, en concentración superior al máximo establecido en la normatividad sanitaria vigente.

Sigue leyendo:

Récords de temperaturas en México: así van los máximos en esta ola de calor

Los moluscos bivalvos (ostión, callo de hacha, almeja, mejillones) expuestos al FAN, al alimentarse por filtración de estas algas, acumulan las toxinas en su organismo y pueden producir efectos nocivos al ser humano, en caso de ingerirlos.

¿Hasta cuándo permanecerá la veda sanitaria en Colima?

La medida precautoria estará vigente hasta que la concentración de microalgas tóxicas llegue a un nivel que no signifique un riesgo para la salud pública y se haga el anuncio correspondiente a través de las fuentes oficiales de la autoridad sanitaria.

Por ello, la autoridad exhortó a quienes almacenan y cosechan estos productos de mar, así como a la población en general, estar atenta a las recomendaciones de la autoridad sanitaria, adquirir productos en lugares establecidos y prepararlos con la higiene recomendada para el cuidado de la salud.

La medida precautoria estará vigente hasta que la concentración de microalgas tóxicas llegue a un nivel que no signifique un riesgo para la salud
Créditos: ESPECIAL

Hasta el momento no hay reporte epidemiológico de afectación en bañistas ni personal expuesto por entrar en contacto con la ‘marea roja’.

Sin embargo, se recomienda que personas con escoriaciones y heridas en proceso de cicatrización, susceptibilidad cutánea, ocular y de oídos, así como en vías respiratorias altas, se abstengan de ingresar al mar mientras esté presente este evento de FAN.

Identifica que los pescados y mariscos estén en buenas condiciones para su consumo

Al comprar pescados y mariscos intenta conocer a los proveedores y la forma en que se almacena el producto, de manera limpia y con las temperaturas correctas, así como que el personal utilice las medidas de higiene adecuadas. A continuación te compartimos algunos tips para identificar que tu pescado y marisco esté en buen estado.

Pescados

  • Olor: Debe ser fresco, no desagradable. A medida que se va deteriorando el pescado, va tomando olores ácidos, picantes y a amoniaco. Hay que tener en cuenta que los pescados se descomponen más rápido si no se les quita las vísceras.
  • Carne: Debe ser firme y elástica, de color brillante y agradable a la vista. 
  • Piel: Si no tiene escamas, esta debe ser tersa, lisa, difícil de retirar y con una sustancia «resbaladiza» sin llegar a ser «babosa». 
  • Escamas: En caso de que el pescado las tenga, deben ser brillantes y difíciles de quitar. 
  • Ojos: Deben de ser brillantes, esféricos y saltones, a medida que se deteriora, éstos se van vaciando, se seca la membrana exterior y se hunden.
Revisa tus mariscos antes de consumirlos
Créditos: Especial

Mariscos

  • Que su peso sea acorde al volumen. 
  • En el caso de los crustáceos, no deben tener las patas o pinzas rotas.
  • Sus ojos y antenas deben ser brillantes, tersos y el color de su caparazón debe ser uniforme y natural de acuerdo a su especie.  
  • La cabeza debe desprenderse con dificultad.  
  • El olor debe ser agradable y no a amoniaco o ácido. 

LA/TJM