ALCOHOL

¿Qué es el consumo moderado de alcohol y cuál es su impacto comparado con el consumo nocivo?

El consumo de alcohol de bajo grado como la cerveza, podría desempeñar un papel importante contra el deterioro cognitivo

NACIONAL

·
Consumo de alcohol moderado. Foto: Especial

El consumo de alcohol es uno de los principales factores de riesgo para la salud; no obstante, a dosis bajas y moderadas, podría tener efectos que mitiguen diversas enfermedades cardiovasculares como la cardiopatía isquémica y el ictus isquémico, advierten estudios. 

De acuerdo con la investigación de Jama Network, “Association of low to moderate alcohol drinking with cognitive functions from middle to older age among US adults”, el consumo de alcohol de bajo grado como la cerveza, podría desempeñar un papel importante contra el deterioro cognitivo, la demencia y condiciones asociadas a las enfermedades cardiovasculares.

Entre los resultados de la investigación, destaca que el consumo de alcohol cuyo nivel sea de bajo a moderado, está asociado significativamente con una trayectoria de la función cognitiva alta y una menor tasa de deterioro cognitivo. 

“En comparación con los que no beben nunca, los bebedores de bajo a moderado tienen menos probabilidades de tener una trayectoria cognitiva baja. Los resultados sugieren que el consumo de alcohol de bajo a moderado provee de un menor deterioro de las funciones cognitivas”, se lee en el documento.  

En otro análisis, “Tipos de bebidas alcohólicas y efectos diferenciados en la salud: Una revisión paraguas de estudios observaciones”, de los investigadores Iñaki Galán Labaca, Lidia Segura-García, F. Javier Álvarez y Marina Bosque-Prous, detalla que los beneficios de ingerir alcohol de forma moderada provienen de bebidas que requieren un proceso de fermentación como la cerveza o el vino tinto, ambos importantes productos de elaboración y consumo en México. 

“Los mecanismos de acción de las bebidas alcohólicas relacionados con los potenciales efectos beneficiosos, extraordinariamente complejos debido a las numerosas vías involucradas, incluyen un aumento de la concentración de colesterol HDL, una disminución de la actividad plaquetaria y del fibrinógeno, así como un incremento de la sensibilidad a la insulina”. 

Por lo que, dichos elementos juegan un papel fundamental en la prevención y reducción de la progresión de la diabetes, el cáncer y las enfermedades neurodegenerativas y cardiovasculares.

De esta manera, son los componentes de las bebidas alcohólicas implicados en estos efectos como el etanol y los compuestos fenólicos o polifenoles, los que, de acuerdo con Iñaki Galán Labaca, investigador del Centro Nacional de Epidemiología (CNE) del Instituto de Salud Carlos III, generan los resultados observados.

“El etanol incrementa el colesterol HDL, inhibe la agregación plaquetaria y reduce la inflamación. Por su parte, los polifenoles contribuyen a disminuir la presión arterial, inhiben la oxidación del colesterol LDL (lipoproteínas de baja densidad), mejoran la función endotelial, inhiben la agregación plaquetaria y reducen la inflamación”, describe el especialista. 

El resveratrol, otra de las sustancias propias de las bebidas alcohólicas, contienen elementos antioxidantes, los cuales serían los responsables de gran parte de los mecanismos de acción descritos anteriormente. 

Asimismo, también son importantes como factores prebióticos, al producir el aumento de las bacterias benéficas de los intestinos.

¿Cuál es el consumo moderado de alcohol?

Generalmente en adultos, el consumo moderado de alcohol equivale a una copa al día para las mujeres y hasta dos en el caso de los hombres. Esto equivaldría a 355 mililitros de cerveza o 148 mililitros de bebidas con un grado mayor de alcohol como el vino. 

En el caso de bebidas alcohólicas destiladas, el consumo moderado equivale a 44 mililitros al día. 

Entender los riesgos

Es necesario tener presente que un consumo excesivo de alcohol es perjudicial para la salud. Por ello, los estudios ven en el consumo de bebidas de bajo grado alcohólico, como la cerveza o la cidra, menores repercusiones 

Asimismo, recomiendan seguir una dieta saludable y mantenerse físicamente y mentalmente activo. 

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ingesta excesiva de alcohol se asocia con más de 300 mil muertes al año en la región, donde la ingesta pér capita es 25% mayor a la del promedio mundial.