IPN

Vacuna contra Chikungunya desarrollada por el IPN y Oxford será probada en México

El IPN informó que los ensayos clínicos de fase 1 de la vacuna ChAdOx1 Chik tuvieron éxito

NACIONAL

·
Vacuna contra Chikungunya desarrollada por el IPN y Oxford será probada en México (Foto: Cuartoscuro)

México será el país donde se realicen las siguientes pruebas de la vacuna contra el virus del Chikungunya que desarrolla el IPN junto con las universidades de Oxford y de Texas, aseguró Arturo Reyes Sandoval, director del Politécnico.

Por la mañana, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) informó que los ensayos clínicos de fase 1 de la vacuna ChAdOx1 Chik tuvieron éxito, pues se demostró que el producto biológico es seguro y generó anticuerpos neutralizantes en el 100 por ciento de los voluntarios que recibieron la vacuna.

En la primera fase participaron 24 voluntarios sanos de entre 18 y 51 años.

Arturo Reyes Sandoval es uno de los científicos que lidera el estudio y mencionó que el siguiente paso es realizar en nuestro país la fase 1-B del estudio.

“Hemos entrado en ensayos clínicos de fase 1-B ya aquí en México para continuar la valoración y confirmar que sea segura en personas en México, todo esto avalado y aprobado por Cofepris y así nos vamos a seguir”, resaltó el director general del IPN esta tarde.

Agregó que después se tienen que llevar a cabo las fases dos y tres de los estudios clínicos, las cuales abarcarían hasta 5 mil y 20 mil voluntarios, respectivamente, con la finalidad  de determinar si la vacuna tiene altos niveles de protección.

La Fase tres se debe realizar en lugares donde el virus del Chikungunya está presente y eso incluye a nuestro país, donde el mosquito transmisor se ubica en zonas tropicales, calurosas y húmedas, como las costas, norte, centro y sureste mexicanos.

“En México vamos a estar probando la vacuna de Chikungunya combinada con una de Zika para prevenir ambas infecciones. Vamos avanzando en el desarrollo de estas vacunas  y nuestra intención es que el Politécnico tome el liderazgo para la producción y la prueba de esta vacuna a nivel nacional e internacional”, señaló Reyes Sandoval en una breve entrevista difundida por el IPN.

De continuar con buenos resultados en las siguientes fases, el IPN solicitaría a Cofepris la autorización para el uso del producto biológico, así como para producirlo y enviarlo a otros países, pues diversas naciones de Sudamérica, Centroamérica y el Caribe padecen por las enfermedad de Chikungunya, que afecta sobre todo a adultos mayores y personas con comorbilidades.

Los desenlaces por la enfermedad pueden llevar a padecer artritis reumatoide incapacitante e incluso causar la muerte.

El director del IPN añadió que trabajan junto con la Universidad de Oxford para desarrollar esta vacuna, la cual utiliza la misma plataforma de AstraZeneca y Oxford para la vacuna contra la COVID-19.

En los últimos 50 años solo hay cuatro desarrollos de vacunas contra Chikungunya que han llegado a ser probadas en humanos, incluida ChAdOx1 Chik, lo cual implica que tiene mucho potencial.

Arturo Reyes recordó que él se dedicó al desarrollo de la plataforma en su doctorado en el IPN. Explicó que la plataforma es como un equipo modular de música.

“Imaginen un equipo modular que se le introduce un disco. Se le puede introducir un disco para Covid o para Chikungunya, o para cualquier otra enfermedad. En nuestro caso, en lugar de ocupar esa plataforma de Astra y Oxford para COVID, cambiamos esa parte modular y la hacemos para Chikungunya”, agregó.