ENVIADO DEL PAPA

En Aguililla, enviado del Papa lleva mensaje de paz

El enviado del papa, Franco Coppola, se reunió ayer a puerta cerrada con familias afectadas por el crimen organizado

LLEVA MENSAJE. Coppola dijo que encontró un pueblo 'sumamente golpeado por la violencia, pero aún unido'. Foto: AFP
Escrito en NACIONAL el

Las carreteras por las que hasta hace una semana era imposible transitar, debido a que se encontraban trozadas, fueron testigos del paso en caravana del nuncio apostólico Franco Coppola, en su recorrido por una franja de la Tierra Caliente michoacana.

Con globos blancos y amarillos, cartulinas de bienvenida y gritos que pedían paz y bendiciones para esta región azotada por el narco, cientos de feligreses se reunieron al borde de la carreta para saludar al representante del Papa Francisco.

En su trayecto, Coppola comprobó lo que ya había escuchado sobre Aguililla: casas baleadas, coches y bodegas incendiadas, caminos reconstruidos y  poblados, como El Aguaje, marcados con las siglas que el Cártel Jalisco Nueva Generación pintó en las calles para sentenciar que ese es su territorio.

A su llegada a la cabecera de Aguililla, los pobladores se desbordaron en saludos, abrazos y muestras de agradecimiento al monseñor Coppola; con el sonar del mariachi, la visita del nuncio parecía una fiesta, pero las madres de los desaparecidos que portaban playeras con los rostros de sus hijos, trajeron de vuelta la realidad.

A puerta cerrada, el diplomático se reunió con las familias víctimas de la criminalidad y escuchó las historias de asesinatos, amenazas, desplazamientos de comunidades enteras y un sinfín de injusticias que el narco comete en su contra.

A los responsables de esos crímenes, el jerarca los comparó con los personajes “olvidados” que acabaron con la vida de los Santos Mártires; a las familias que han sobrevivido les reconoció su valentía.

“Los mexicanos tienen ese valor, ustedes tienen este valor, saben luchar para defender su fe, su patria, su honor, sus seres queridos”, expresó durante la misa ofrecida en la escuela primaria Josefa Ortiz de Domínguez.

Mientras el líder religioso compartía su mensaje, en redes sociales se advirtió que en el municipio de Buenavista, colindante con Aguililla, dos grupos antagónicos se enfrentaban y los habitantes se resguardaban en sus viviendas.

Para el nuncio, la visita significó cercanía con las víctimas, y dijo, "no se trata de un desafío al crimen organizado".

Por Charbell Lucio

maaz