El mercado negro farmaceútico en tiempos de Covid-19

México es un mercado altamente importante de medicamentos clandestinos ligados a la corrupción en la industria farmacéutica

El mercado negro farmaceútico en tiempos de Covid-19

El activo mercado negro de medicamentos en el país se ha beneficiado durante años de los problemas dentro del sistema de salud y en el contexto actual, derivado de la pandemia del coronavirus, este mercado esta teniendo un importante auge a medida que los contagios continúan aumentando.

Tan sólo en el 2018, México representó el sexto mercado más grande de medicamentos ilícitos del mundo de acuerdo con la fundación InSight Crime, mientras que la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica estima que las ganancias por la comercialización ilegal de medicamentos ascienden a 11 mil 820 millones de pesos anuales.

El aumento de este tipo de mercado es resultado del incremento de la demanda tanto de medicamentos, como de pruebas e incluso de vacunas que actualmente están siendo distribuidas por el gobierno. En un panorama nacional donde la política sanitaria es lenta y los contagios no paran, la población busca alternativas aunque esto signifique acudir al mercado furtivo. 

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), un hogar promedio en México gasta $838 pesos en cuidados de la salud, lo que equivale a un monto anual promedio de 29 millones 107 mil pesos para la industria farmacéutica, de los cuales, más del 40% se dirige al mercado negro.

En pasados meses, las autoridades mexicanas detuvieron a seis personas en una clínica de Monterrey, Nuevo León, por administrar vacunas falsificadas etiquetadas con la marca Pfizer donde se les cobraba 11 mil 100 pesos por recibir la primera dosis, aunque los precios rondan hasta los 25 mil.

La Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL) ha emitido una alerta global de actividad criminal en torno a la falsificación y robo sobre vacunas para la COVID-19, en México, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) también emitió una alerta sobre la venta de vacunas de COVID-19 falsificadas y alertó por la persistencia de las ofertas en internet, además de su venta física. No obstante, el pasado 17 de marzo funcionarios de aduanas incautaron 1,000 ampolletas etiquetadas como la vacuna rusa Sputnik V que pretendían ser transportadas a Honduras. 

Esta situación es de vital importancia debido a los riesgos de salud que podría enfrentar la población al consumir este tipo de medicamentos, sin mencionar también el gasto al que un hogar promedio se enfrentaría en un contexto económico vulnerable.

En contraparte, el gasto público a lo largo de 2020 presentó recortes consecutivos en el gasto en salud y en inversión física del IMSS, el ISSSTE, la Secretaría de Salud y de las transferencias del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA). Para 2021 el gasto funcional de salud aprobado es de 670 mil millones de pesos, sin embargo, durante los primeros meses del año el gasto de las instituciones de salud, en conjunto, se han situado por debajo de lo previsto.

Gordillo Olguín, Jackelin

Twitter: @JackyOlguin

Facultad de Economía, UNAM

 


Compartir