VIOLENCIA A LAS MUJERES

Pandemia aumenta ciberacoso y violencia contra la mujer

La pandemia favoreció un alza en agresiones digitales en personas de 30 y hasta 60 años

NACIONAL

·
La pandemia favoreció un alza en agresiones digitales en personas de 30 y hasta 60 años. Foto: Especial

Aun con los avances legislativos, la violencia contra la mujer, lejos de disminuir, ha tomado nuevas formas en la era digital, tanto así que, en 2020, el año de la implementación de las clases en línea y el home office, a raíz de la pandemia, al menos 16.1 millones de personas fueron víctimas de acoso cibernético, de las cuales, 29.2 por ciento fueron de mujeres, principalmente en Tabasco, Morelos y Colima.

Y a pesar de que el Inegi reportó una disminución en el número de afectados, al registrar 17.7 millones de víctimas de violencia digital en 2019, no fue así con las cifras de acoso contra la mujer, mismas que crecieron a partir de los 30 y hasta los 60 años, principalmente por insinuaciones sexuales, mensajes ofensivos y publicación de información privada.

De acuerdo con Karina Melo, psicóloga y responsable del Centro de Reconocimiento de la Dignidad Humana, es frecuente que la juventud, ya nativa digital, presente una percepción muy baja de los efectos del ciberacoso, algo con lo que concuerda el estudio, ya que las medidas que se toman a raíz del asedio digital son el bloqueo de la cuenta, ignorar los comentarios e incluso cambiar de perfil en las redes sociales o de número telefónico y muy por debajo de ellas se encuentra la denuncia.

No obstante, hay determinados patrones de uso de internet que pueden ser interpretados como prácticas de riesgo, tales como intercambiar información o imágenes privadas, que no se perciben como un peligro, pero sí lo son.

“Existen varios tipos de acoso cibernético que pueden ser sutiles y que, como todas las violencias, avanzan en escalada, el desequilibrio emocional que provoca ser víctima de estas circunstancias puede dañar significativamente a la persona que lo sufre, provocando aislamiento, desánimo o depresión”, indicó la especialista.

Por ello, insistió en que la denuncia es primordial para detener este tipo de prácticas que pueden, en un caso muy grave, orillar al suicidio o incluso a las agresiones físicas.

“La mayoría de las veces la víctima no detecta que se encuentra en riesgo hasta que el ataque avanza dañando de manera significativa a la persona que lo sufre, por lo que conocer del tema y tener información es un factor importante para prevenirlo”, dijo.

Por ello, se recomienda restringir el acceso a la información de contacto de redes sociales, reportar los comentarios o mensajes agresivos y denunciar ante las autoridades correspondientes, pues el ciberacoso deja un registro que puede servir de prueba para ayudar a detener al agresor cuando se denuncia.

MAAZ