AFGANISTÁN

Infancia en Afganistán, en peligro; Unicef destaca violación a derechos de la niñez

El país es uno de los peores lugares para ser niño; la situación se agrava con los talibanes

MUNDO

·
El país es uno de los peores lugares para ser niño; la situación se agrava con los talibanes. Foto: AFP

La llegada al poder de los talibanes en Afganistán y su antecedente de radicalismo extremo genera preocupación en la comunidad internacional por el futuro de la sociedad afgana, hay un grupo especialmente vulnerable: los niños y niñas.

De acuerdo con la Unicef, desde principios de este año, “más de 552 menores han muerto y más de mil 400 han resultado heridos” en Afganistán. En tanto, “la mitad de la población, más de 18 millones de personas –entre ellas casi 10 millones de niños— necesita ayuda humanitaria”.

El camino de regreso de los talibanes al poder provocó conflictos armados, desnutrición, violencia, explotación sexual, abuso doméstico, matrimonio infantil, reclutamiento, entre otros, y todos impactaron a la niñez afgana.

“Afganistán ha sido, durante muchos años, uno de los peores lugares del mundo para ser niño. Pero durante las últimas semanas, la situación de muchos menores se volvió aún más desesperada”, sostuvo Unicef.

Una de las más importantes preocupaciones de Unicef y de otros organismos internacionales es el aumento de las violaciones graves de los derechos de los niños, especialmente su reclutamiento por parte de grupos armados y su posibilidad de poder asistir a la escuela, sobre todo en el caso de las menores afganas.

Según un reciente informe de Naciones Unidas sobre los niños y los conflictos armados, cinco mil 770 jóvenes afganos fueron asesinados o mutilados entre enero de 2019 y diciembre de 2020.

En las últimas semanas, antes del 31 de agosto, fecha límite para la salida de las tropas extranjeras –encabezadas por EU– de Afganistán, los menores comenzaron a pagar el regreso del Talibán al poder. Una contraofensiva de Washington al Estado Islámico en Kabul mató a 10 personas de dos familias, la mayoría niños.

Además, no sólo se han visto forzados a abandonar sus hogares y a estar aislados, sino que también se ven privados de la atención sanitaria básica que puede salvarlos de enfermedades como la polio, tétanos o COVID-19.

Si la tendencia actual continúa, Unicef predice que un millón de niños menores de cinco años en Afganistán sufrirán desnutrición aguda severa, una condición que pone en peligro su vida.

Mientras tanto, más de cuatro millones de niños, entre ellos 2.2 millones de niñas, están sin escolarización. Alrededor de 300 mil se han visto obligados a abandonar sus hogares.

“Los niños y adolescentes están luchando con ansiedades y temores, y necesitan desesperadamente apoyo en materia de salud mental”, alertó George Laryea-Adjei, director regional de la agencia de la ONU.

Unicef lanzó un llamado para conseguir 192 millones de dólares, para frenar la crisis humanitaria en Afganistán.

POR ISRAEL LÓPEZ GUTIÉRREZ

FOTO: AFP

MAAZ