ASTRAZENECA

Canadá y México relajan inspección de vacunas contra Covid-19

Dosis de AstraZeneca fueron avaladas sin protocolos completos

MUNDO

·
ACLARACIÓN. Emergent dijo que no hay evidencia de contaminación en las dosis. Foto: AFP

Canadá y México importaron millones de dosis de vacunas de AstraZeneca contra el COVID-19 y las ofrecieron a sus poblaciones sin que las autoridades de salud inspeccionaran apropiadamente las operaciones del fabricante en EU, de acuerdo con una revisión de registros y de la intervención de reguladores.

La planta en Baltimore perteneciente a Emergent BioSolutions Inc estaba produciendo vacunas contra el COVID tanto de AstraZeneca Plc como de

Johnson & Johnson, según un contrato con el gobierno estadounidense por 628 millones de dólares.

A fines de marzo, bajo presión para ayudar a otras naciones a acceder a las vacunas, el gobierno del presidente Joe Biden liberó 1.5 millones de dosis de la fórmula de AstraZeneca para Canadá y 2.5 millones de dosis para México.

Reguladores europeos habían certificado que la fábrica de Emergent cumplía con "buenas prácticas de manufacturas" y, sobre esa base, tanto Canadá como México comenzaron a usar la vacuna, dijeron autoridades de ambos países.

Pero la Agencia Europea de Medicamentos dijo que la certificación se basó en una inspección remota que se centró en una parte de la instalación que no producía las inyecciones de AstraZeneca.

La Administración de Alimentos y Fármacos de EU (FDA) detuvo la producción en la fábrica tres semanas después, luego de que se descubriera que la vacuna de J&J estaba contaminada con el material utilizado para AstraZeneca.

Los inspectores de la FDA documentaron las condiciones insalubres y el personal mal capacitado en la planta.

Aunque la Cofepris aseguró en México que las vacunas pasaron por sistemas de control de calidad en Emergent, y dos veces más durante el proceso de llenado de viales manejado por otro fabricante contratado. 

REUTERS

PAL