EVOLUCIÓN

Detectan esponjas marinas que pueden "caminar"; científicos no saben cómo ni por qué

Las esponjas marinas son invertebradas y carecen de músculos, lo que hace prácticamente imposible cualquier desplazamiento a voluntad.

Aún deben hacerse más estudios para saber por qué se mueven. Foto: Especial.
Escrito en MUNDO el

Este es un descubrimiento que tiene a la comunidad científica desconcertada. Un equipo de expertos descubrió tres nuevos tipos de esponjas marinas capaces de moverse por cuenta propia en el fondo del océano Ártico, pero no saben por qué o cómo es que lograron esta hazaña.  

Los investigadores detallaron que se trata de las especies Geodia parva, Geodia hentscheli y Stelletta haphidiophora, que se hallaron  en la costa del archipiélago de Fritjof Nansen, en Rusia, junto con un rastro de espículas densamente entrelazadas en el lecho marino. Cada ramificación estaba conectada a la parte inferior de una esponja individual, lo que sugería que se habían desplazado. 

Los resultados, publicados en la revista Current Biology, resultan sorprendentes, ya que la mayoría de esponjas conocidas, una vez superada la etapa larvaria, se adhieren a una superficie sólida, como una concha o una roca, donde pasan el resto de sus vidas.

Desconcierto total

Los científicos aún no saben exactamente cómo se trasladan estas esponjas, ya que, al igual que sus familiares repartidos por el mundo, son invertebradas y carecen de músculos, lo que hace prácticamente imposible cualquier desplazamiento a voluntad. La primera hipótesis sugiere que podría ser un mecanismo de supervivencia, pues las aguas gélidas del océano Ártico escasean en alimentos y es necesario movilizarse para encontrarlos.

Y es que en laboratorio se ha descubierto que las esponjas pueden desplazarse con lentitud contrayendo y expandiendo sus cuerpos en respuesta a cambios adversos en su entorno, pero nunca hasta ahora se había registrado ese comportamiento en el mar. Pero no han detectado cambios significativos en el ecosistema en el que se ha observado moverse a las esponjas, así que en principio no parece que se desplacen por estrés o por falta de alimento.

Por esta razón, los expertos aclararon que deben continuar con las investigaciones para dar con una respuesta a este fascinante descubrimiento; algunos apuntan que se puede tratar de la evolución de estas esponjas marinas.

msb