Rover Perseverance de la NASA logra producir oxígeno en Marte

El rover Perseverance de la NASA logró crear oxígeno, lo cual podría ser muy bueno para una posible exploración humana de Marte.

Rover Perseverance de la NASA logra producir oxígeno en Marte
El Perseverance llegó a Marte en febrero de este año. Foto: Especial.

El rover Perseverance de la NASA logró algo sorprendente: oxígeno dentro de Marte. Este hito en la ciencia espacial fue parte del Mars Oxygen ISRU Experiment (MOXI), el cual aprovechó la delgada atmósfera marciana que está dominada por dióxido de carbono; esto abre el camino para que la exploración humana en el planeta rojo sea más fácil algún día. 

De acuerdo con la NASA, el proceso no sólo puede producir oxígeno para que los futuros astronautas respiren, sino que también podría hacer innecesario transportar grandes tanques desde la Tierra y usar ese peso libre para llevar más equipo.

"Este es un primer paso crítico para convertir el dióxido de carbono en oxígeno en Marte. MOXIE tiene más trabajo por hacer, pero los resultados de esta demostración de tecnología son prometedores a medida que avanzamos hacia nuestro objetivo de ver algún día humanos en Marte", dijo Jim Reuter, administrador asociado de la Dirección de Misiones de Tecnología Espacial de la NASA, en un comunicado.

¿Qué es el MOXIE?

Es una caja dorada del tamaño de una batería de coche y se encuentra dentro del lado frontal derecho del rover y es apodado como "árbol mecánico". Emplea electricidad y química para dividir las moléculas de dióxido de carbono, que están formadas por un átomo de carbono y dos átomos de oxígeno. 

Tras el proceso, produce monóxido de carbono como subproducto de desecho. Todo esto ocurre a temperaturas de alrededor de 800 grados Celsius, por lo que MOXIE está hecho de materiales tolerantes al calor extremo y presenta una fina capa de oro para evitar que el calor potencialmente dañino se irradie hacia el exterior.

¿Cómo crea el oxígeno?

Tras “ingerir” dióxido de carbono, el CO2 marciano se comprime y se filtra dentro de MOXIE para eliminar cualquier contaminante. Luego, se calienta, lo que separa el oxígeno del monóxido de carbono. Posteriormente se aísla en un componente cerámico caliente y los iones de oxígeno se fusionan en O2, mientras el monóxido de carbono es expulsado sin daño a la atmósfera marciana.

La primera prueba produjo 5.4 gramos de oxígeno en una hora, el equivalente a unos 10 minutos de oxígeno respirable para un astronauta llevando a cabo una actividad normal. 

MOXIE sería capaz de producir suficiente oxígeno para sustentar una exploración próxima, sí es un parteaguas, pues tal vez en el futuro se podrían desarrollar nuevas tecnologías que produzcan más oxígeno en la superficie marciana. 

msb


Compartir