MENTE MUJER

¿Por qué necesitan de ellas?

Según la OIT, tres de cada cuatro compañías que han promovido la presencia de mujeres en puestos directivos, lograron incrementar hasta 20% las ganancias

MUNDO

·
En la última década, las empresas ya consideran más a las mujeres para puestos de alto nivel. Ilustración: Gustavo Alonso Ortiz

En los últimos 30 años a nivel mundial se redujo la brecha de género en el mundo laboral. Las mujeres están alcanzando oportunidades en el trabajo, y estudios revelan que la presencia de ellas en cargos directivos ha logrado que las empresas aumenten sus ganancias de 5 a 20 por ciento.  

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) demostró en 2019 que la participación de ellas en la vida laboral genera un "efecto dominó", la sociedad ve una relación favorable de su participación en el mercado de trabajo y, en consecuencia, se genera un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB). 

De acuerdo con Deborah France-Massin, directora de la Oficina de Actividades para los Empleadores de la OIT, está comprobado que la presencia de más mujeres en las altas esferas directivas mejora el desempeño de las compañías, aumentando hasta 20 por ciento su rentabilidad, además de acelerar la innovación y atraer a los profesionales con talento. 

Un sondeo de la OIT destaca que en casi 13 mil negocios ubicados en 70 países, 60 por ciento de ellos se benefició del trabajo de las directivas; obtuvieron no sólo ganancias, sino también creatividad y reputación.

Es decir, cerca de la tercera parte de las compañías encuestadas que promovieron la diversidad de género en altos cargos registraron un incremento de sus resultados de entre 5 y 20 por ciento, una cifra que en la mayoría de las empresas osciló entre 10 y 15 por ciento.

Pero el organismo va más allá, en su Informe Mundial “La Mujer en la Gestión Empresarial, Cobrando Impulso” menciona que “el capital humano se ha convertido en un elemento clave para que las empresas conserven su competitividad en economías”. 

En un estudio de Booz & Company señala que desde el punto de vista de los mercados emergentes, las mujeres de todo el mundo representan el “tercer grupo de mil millones”, después de los mercados de China e India con sus primero y segundo grupo de mil millones. 

También sostiene que “si las tasas de empleo de las mujeres se equipararan con las de los hombres en Estados Unidos, el PIB aumentaría 5 por ciento. En las economías en desarrollo, el efecto sería aún más pronunciado”. 

Por su parte, el Women Business Council de Reino Unido estima que si se equipararan las tasas de participación en la población activa de los hombres y las mujeres, el crecimiento del PIB per cápita de ese país podría aumentar 0.5 por ciento anual con una posible ganancia de 10 por ciento de su PIB a 2030. 

En México, sólo 16 por ciento de ellas ocupan un puesto directivo, lo que demuestra que la población femenina aún enfrenta el llamado “techo de cristal” en los negocios, de acuerdo con un informe de Women in Business 2020, de Grant Thornton.

Por su parte, Thorsten Kott, director general de Spring Professional México, durante la presentación de la Guía Salarial 2021, empresa de reclutamiento perteneciente a Grupo Adecco, reveló que “en el país todavía hay una desigualdad de género, pero la tendencia es positiva”. 

La guía revela que en el sector servicios, alimentos y bebidas, retail, tecnología y manufactura han logrado dar un salto al ocupar puestos ejecutivos, pese a que 66 por ciento que ostentan un cargo de alta gerencia son hombres contra 34 por ciento ocupado por mujeres. 

LOS DESAFÍOS 

Pese a que los especialistas reconocen que en casi todos los países del mundo son los hombres y no las mujeres quienes tienen más probabilidades de participar en la vida laboral, persiste la brecha salarial; las costumbres sociales y los papeles tradicionales de los varones y ellas influyen considerablemente en el mundo laboral. 

José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), aseguró que los gobiernos y las sociedades han impulsado más la participación de ellas en la educación y economía. 

Precisó que en América Latina algunas empresas multinacionales están desempeñando un papel fundamental en esos países mediante la contratación de mujeres y su ascenso en las respectivas estructuras de gestión, pero la equidad de género “es una gran oportunidad de crecimiento para los países y más ahora que estamos viviendo una crisis económica a nivel mundial”. 

En tanto, France-Massin señaló que “las compañías deben revisar su equilibrio de género con el objetivo de aumentar sus ganancias, sus resultados positivos no dependen sólo de los recursos humanos, sino de la composición de éstos”. 

Por Engge Chavarría

avh