NASA

NASA tira 2.9 toneladas de basura especial cerca de la Tierra; ¿qué pasa con esos desechos?

Esta basura de la NASA son pilas de níquel-hidrógeno que permanecerán en la órbita terrestre baja durante los próximos dos a cuatro años “antes de quemarse inofensivamente en la atmósfera”.

Se quemará dentro de dos o cuatro años. Foto: NASA.
Escrito en MUNDO el

De la estación espacial salió una carga de 2.9 toneladas y ahora viaja a una velocidad de 7.72 kilómetros por segundo. Se trata de un montón de baterías viejas e inservibles de la NASA que se ahora se han convertido en la basura espacial más pesada hasta ahora.  

La NASA explicó que son pilas de níquel-hidrógeno que permanecerán en la órbita terrestre baja durante los próximos dos a cuatro años “antes de quemarse inofensivamente en la atmósfera”. Esta pila de desechos es del doble de la masa del tanque del Sistema de mantenimiento temprano de amoníaco arrojado por el caminante espacial Clay Anderson durante la misión STS-118 en 2007.

Reportes de balística de la agencia espacial estadounidense “indican que no hay amenaza” de que el pallet se estrelle contra otros objetos espaciales, pero este elemento, como todos, será rastreado por el Comando Espacial de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Fue una decisión inesperada

No era el plan original tirar las baterías al espacio de esta forma, pero debido a que el lanzamiento fallido de un cohete Soyuz en 2018, en el que el astronauta de la NASA Nick Hague y el cosmonauta de Roscosmos Alexey Ovchinin se vieron obligados a realizar un aterrizaje de emergencia en la estepa kazaja, lo cual provocó una interrupción en el programa de caminatas espaciales y una posible actualización en las baterías, por lo que dejaron de funcionar, por lo que el desecho no fue gradual, sino de un sólo golpe. 

Así luce el pallet de basura espacial. Foto: NASA.

El 1 de febrero de 2021, los astronautas Mike Hopkins y Victor Glover, concluyeron un esfuerzo de cuatro años para actualizar las baterías de la estación espacial, las cuales almacenan energía recolectada por paneles solares; en 2011 la NASA decidió cambiar de baterías de níquel-hidrógeno a las nuevas de iones de litio. El proceso comenzó en 2016.

msb