PLANTAS

¿Las plantas también duermen de noche? Aquí te contamos la verdad

Hay estudios que han demostrado la forma en la que se comunican entre ellas o con los animales, su trabajo en red, la capacidad de analizar su situación y hasta su posibilidad de resolver problemas

Estos seres vivos duermen para reducir su actividad metabólica y regular su crecimiento. Foto: Pixabay
Escrito en ESTILO DE VIDA el

Las plantas se han convertido en uno de los seres vivos más fascinantes a lo largo de los años. Durante el último año, gracias al confinamiento provocado por la crisis sanitaria, también fueron uno de los temas favoritos por la comunidad en internet, medio en el que se compartieron las diferentes propiedades que poseen, tips para cuidarlas, recomendaciones o simplemente fotografías de las especies más bellas. 

Sin embargo, este furor por las plantitas no es nuevo. Desde el inicio de la civilización se han realizado diversas investigaciones sobre las plantas, mismas que han ido completándose con los avances en la ciencia y la tecnología. En Grecia, por ejemplo, una de las propiedades más admiradas de la vegetación fue la capacidad de estos seres para cambiar de posición respecto a la luz del sol, por ejemplo. 

La capacidad de adaptación de las plantas según su entorno también es otra de las razones por las que la fascinación ha aumentado. Incluso, hay estudios que han demostrado la forma en la que se comunican entre ellas o con los animales, su trabajo en red, la capacidad de analizar su situación y hasta su posibilidad de resolver problemas. A partir de esta serie de observaciones se ha comprobado que las plantas, además de trabajar en red, también duermen. 

Los girasoles son conocidos por su movimiento a lo largo del día, mismo que depende de la luz del sol. Foto: Pixabay

¿Cómo funciona el ciclo de sueño de las plantas?

Stefano Mancuso, experto en neurobiología vegetal, fue el encargado de publicar en "Sensibilidad e inteligencia en el mundo vegetal" una gran parte de las capacidades que poseen estos seres vivos. Desde 1729, el botánico Jean-Jacques d’Ortus de Marian tenía indicios respecto al reloj interno de las plantas, mismo que les permitía controlar sus cambios de posición; aunque el estudio se realizó en plantas de mimosa, actualmente sabemos que la información del francés era certera. 

El proceso fue retomado por Carl Linneo en 1755 y puede encontrarse en los tratados Somnus plantarum. Hoy, los científicos aseguran que las plantas duermen como parte de su ciclo de vida, pues este proceso les permite reducir su actividad metabólica y cambiar de posición de acuerdo con sus necesidades. De hecho, científicos de la Universidad de Melburne han demostrado que la acumulación de azúcares obtenidos gracias a la fotosíntesis son los responsables de enviar señales al reloj circadiano de estos seres vivos, lo que les permite ajustar su ritmo. 

Este fenómeno ha sido abordado desde el inicio de la civilización. Foto: Pixabay

¿Qué es el ritmo circadiano?

Respecto a las plantas, la Universidad de York asegura que este ciclo se ajusta al anochecer, cuando los niveles de azúcar aumentan. Esto, a su vez, permite que las plantas puedan regular funciones como el crecimiento, el transporte de nutrientes y el metabolismo energético; lo que implica que estos procesos dependen del ritmo circadiano. 

Los ritmos circadianos son definidos como cambios físicos, mentales y de conducta que se desarrollan a lo largo de las 24 horas del día; estos se basan principalmente en las diferencias existentes entre la luz y la oscuridad. El mejor ejemplo de esto es el ciclo de sueño, pues es durante la noche cuando gran parte de los seres vivos, incluida la humanidad, las plantas, algunos animales y hasta los microbios descansan o permanecen en reposo. 

aar