MENTE MUJER

Mente Mujer: Guerreras mexicanas; reinas en el ring, mamás en su hogar

Zulina “La Loba” Muñoz, Lupita Martínez y Lulú Juárez, se convirtieron en campeonas mundiales de boxeo, después de ser madres; con los puños lograron romper prejuicios

LA LOBA. 16 años atrás se entregó el primer título CMB femenil. FOTOARTE: Gustavo A.Ortiz
Escrito en ESTILO DE VIDA el

Vendar sus dedos, morder el bucal, calzarse los guantes y afinar la mirada para soltar un golpe al costal, con la fuerza que destruye cualquier “no”: “no lo hagas, estás muy grande”, “no pelees, ya eres mamá”; “¡no sigas, piensa en tus hijos!”, una a una caen las frases del prejuicio y nacen las leyendas.

Zulina “La Loba” Muñoz, Lupita Martínez y Lulú Juárez son las tres últimas Campeonas Mundiales Supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB); incursionaron en el deporte después de convertirse en mamás; en medio de las negativas de la sociedad, pero también del empuje que sus familias les han dado, para crecer entre costales, sudor y campanadas.

“Cuando le dije al profe Mauro (Ayala): ‘quiero ser boxeadora’, me respondió: ‘no niña, esto no está en el guion, usted nada más venía a entrenar. Me echó un sermón tremendo de disciplina, constancia, dejar vida social y familiar, y al final le dije: ‘va, acepto, ¡quiero ser boxeadora!’. Ese día nació mi deseo de algún día ser Campeona Mundial”, comentó la pugilista.

Foto: Instagram
  • 16 años atrás se entregó el primer título CMB femen.
  • 17 divisiones de boxeo hay para mujeres.

Hace 15 años no parecía una profesión “normal” para una mujer. “La Loba” recibió apoyo de sus padres y entrenador; tras un récord 12-4 como amateur, debutó en el pugilismo de paga y cuando firmaba una nueva oportunidad, cambió su rumbo.

“Llegué al gimnasio para decirle al profesor que esperaba un bebé… sentí como si le fuera a decir a mis papás (risas). Ya teníamos pelea de campeonato mundial, pero me dijo que disfrutara esta etapa; creí que era el fin de mi carrera deportiva.

“Tres meses después de que nació Dylan, defendí mi título como campeona nacional, luego Internacional, luego plata y luego Campeona Mundial Absoluta”, narró con alegría quien defendió su monarquía en 11 ocasiones y enfila sus pasos hacia el ascenso de su carrera en la división gallo. 

LA MEXIQUENSE INVENCIBLE 

Lupita Martínez. La mexiquense de 31 años, madre de dos hijos, llegó al cuadrilátero para reducir tallas, después de dos embarazos.

“Si no hubiera sido mamá, tal vez no hubiera sido boxeadora. El boxeo es muy bueno para bajar de peso y regresé a entrenar únicamente para eso... luego me ofrecieron una pelea profesional y empecé a probar”, expresó.

“Somos el equipo perfecto (sus hijos y ella) … y cuando han ido a verme pelear ¡acaban roncos de apoyarme! Creo que disfrutan el proceso, pero sufren cuando llego golpeada del sparring”, dijo entre risas.

“Siempre me dicen que piense en mis hijos, que es un deporte arriesgado; muchas veces me dijeron: ‘no puedes, no vas a ser campeona mundial’, y gracias a Dios, a mi mamá y su gran apoyo, logré aferrarme”.

Sin embargo, después de seis defensas exitosas, en diciembre de 2020, Lupita perdió el cetro ante Lulú Juárez.

"Ya perdí la cuenta de cuántos festivales de mis hijos me he perdido. Es lo que me toca como boxeadora, pero también a muchas mamás”.  LUPITA MARTÍNEZ EXCAMPEONA MUNDIAL DE BOXEO.

 

ROMPE ESTEREOTIPOS 

La “Pequeña Lulú” es la actual monarca de la división. Su camino floreció en la brecha que abrió su hermana Mariana “La Barby” Juárez, pero eso no le dio ventajas y ella misma debía demostrar si sus puños merecían o no el brillo de la gloria.

“Hice todo al revés: tuve a mis dos hijos y aunque le tenía miedo a ser disciplinada, me animé a boxear, porque no quería quedarme en casa nada más”, expresó Lulú, de 34 años, cuyo reto comenzó con bajar 10 kilos para su debut.

“La satisfacción es más que el cinturón, porque le gané a una gran peleadora (Lupita Martínez), que tira golpes siempre, alguien muy fuerte y la sensación de sacar todo en el ring y ganarle a una campeona, es de las cosas más importantes que he vivido”, consideró Juárez, quien tiene el apoyo incondicional de su esposo.

Cada una luchó por crear sus monarquías, acompañadas de sus más fieles seguidores: sus familias.

FOTOARTE: Gustavo A.Ortiz

Por Katya López Cedillo

PAL