¿Odias las sardinas? Pues tendrás que comerlas porque previenen la diabetes tipo 2

Por tener tener mucha taurina, omega 3, calcio y vitamina D, las sardinas son muy buenas para evitar la diabetes tipo 2.

¿Odias las sardinas? Pues tendrás que comerlas porque previenen la diabetes tipo 2
Son un alimento muy completo. Foto: Especial.

Para los que piensan que las sardinas son asquerosas, tal vez después de leer esta nota cambien de opinión. Y es que este pescado tiene altos niveles de grasas insaturadas (las buenas) que ayudan a regular el colesterol y a prevenir enfermedades del corazón. Pero eso no es todo, porque un reciente estudio publicado en la revista Clinical Nutrition asegura que el consumo regular de sardinas, dos latas a la semana, previene la diabetes tipo 2.

Y es que según los expertos podría evitar esta enfermedad gracias a tener mucha taurina, omega 3, calcio y vitamina D. Al respecto, Diana D. Rizzolo, profesora e investigadora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS) y autora principal del informe, sostuvo que realizaron pruebas en 152 pacientes de tres centros de atención primaria con 65 años o más que presentaban prediabetes. 

El estudio se hizo con personas a partir de 65 años porque la incidencia de la diabetes tipo 2 es mayor en este grupo de edad que en jóvenes. Sin embargo, Rizzolo afirma: "Los resultados nos hacen pensar que podríamos conseguir un efecto preventivo igual de interesante en personas más jóvenes"

Sería un buen suplemento natural contra la enfermedad. Foto: Especial.

¿Será el principio de los suplementos contra la diabetes?

Si las sardinas ayudan a prevenir la diabetes tipo 2 gracias a su alto contenido en taurina, omega 3, calcio y vitamina D cabría pensar que consumir estos nutrientes en forma de suplementos tendría el mismo efecto, pero no es así. Los expertos aseguraron que los beneficios sólo se obtienen por la acción sinérgica entre ellos y la matriz alimentaria que los contiene. 

Ahora, los investigadores están estudiando el efecto del consumo de sardinas en la microbiota intestinal. "Dado que tiene un efecto sobre la regulación de muchos procesos biológicos y tenemos que entender si ha jugado parte de este efecto protector ante la diabetes 2", explicó Rizzolo. También comenzaron a analizar la modulación de la expresión de algunos genes relacionados con la inflamación y que podrían tener un papel en el desarrollo de la diabetes 2 y en otras patologías.

msb


Compartir