COLORES EN LA COMIDA

Crea un ARCOÍRIS en tu plato y escoge 3 COLORES en cada comida

Un arcoíris de salud en tu plato debe incluir al menos 3 colores en cada comida que hagas durante el día

La variedad de colores de los alimentos en tu plato también ayuda a multiplicar los beneficios de sus nutrientes; elige 3 por comida. Foto: Especial
Escrito en ESTILO DE VIDA el

Si clasificamos los alimentos por colores, notaremos distintas propiedades que caracterizan a cada uno. Por ello, es recomendable que incluyas variedad de color en tus platillos y, a la par, estarás incluyendo variedad de nutrientes que te permitirán crear un sano arcoíris de colores en tu plato para cada comida del día.

Una alimentación variada se distingue por tener diferentes colores a la hora de comer. Esto brinda beneficios al organismo, ya que asegura el aporte de diferentes nutrientes esenciales para el crecimiento y correcto funcionamiento del cuerpo.

Cada color aporta nutrientes específicos, por ejemplo, consumir frutas o verduras con colores rojo, amarillo o naranja brinda betacarotenos, que protegen contra algunas enfermedades como las asociadas al corazón, diabetes y colesterol alto.

Hay 5 colores primordiales para tu plato

En los alimentos encontramos 5 colores primordiales, cada uno aporta diferentes beneficios a la salud.

LOS ALIMENTOS VERDES los encontramos generalmente en verduras y hortalizas, se conocen por ser ricos en potasio, fibra y aportan antioxidantes que ayudan a tener una buena coagulación de sangre, hidratación y digestión de los alimentos. También se conocen por su alto contenido en magnesio que aporta grandes beneficios en el sistema musculo- esquelético.

EL COLOR AMARILLO Y/O NARANJA lo encontramos principalmente en frutas, pero también se encuentran dentro de esta categoría la zanahoria, la cúrcuma, entre otras. Estos alimentos producen un efecto antioxidante que previene el cáncer y bronquitis, son ricos en vitamina A que ayuda a proteger la piel de los rayos UV y a los ojos de posibles cataratas o degeneración muscular.

LOS ALIMENTOS ROJOS protegen el tejido del organismo, disminuyen la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares y favorecen la circulación sanguínea, dentro de esta clasificación encontramos el jitomate, variedades de chiles, rábanos, ciruela, fresa, manzana, granada, entre otros.

EL COLOR BLANCO se distingue en alimentos como las cebollas, ajos y coliflor, que contienen azufre. Sus principales beneficios se encuentran en disminuir la presión arterial y colesterol, también aumentan la resistencia del cuerpo contra algunos tipos de virus.

EL COLOR MORADO Y/O AZUL se halla en la berenjena, higo y ciruela; estos impiden que se produzcan inflamaciones, mejoran la circulación sanguínea, previenen el envejecimiento y benefician a la memoria debido a que contienen proantocianidina, antocianidina, vitamina E y C.

Al menos incluye tres colores

Así lo explica Karla Galindo, Nutrióloga de Cultivos Naturales San Francisco, quien define cómo usar la combinación de colores en tu plato.

“Para decir que un platillo es variado debe tener al menos 3 de estos colores. La porción adecuada es diferente para cada persona, de acuerdo a sus necesidades como edad y estilo de vida, pero es importante que el platillo contenga varios colores, esto indicará que hay variedad y presencia de nutrientes”, comentó.

Además de las frutas y verduras, existen otras opciones que contribuyen a esta selección de colores, una gran opción son los germinados, un alimento vivo que aporta muchos más nutrientes que cualquier otro, se caracterizan por ser ricos en enzimas, vitaminas y minerales.

Se distinguen en su mayoría por ser de color verde, aunque se incluyen otras variedades que pueden también nutrir de colores tu plato, puedes incluir el rojo y morado con su germinado de betabel, el rosa con el de amaranto, el germinado de trigo dulce se clasifica en el color café y el de soya en blanco, estos son solo algunos ejemplos de sus múltiples opciones.

“Es ideal incluir en nuestra dieta diaria germinados, su riqueza en enzimas, clorofila, aminoácidos, minerales y vitaminas los convierten en alimentos completos que contribuyen a corregir las carencias de la alimentación moderna.”, agregó la Nutrióloga Karla Galindo.

 

maaz