Con surf, Daniel Gómez ayuda a la rehabilitación de personas con discapacidad

Surfeando Sonrisas es la fundación creada por el deportista y conferencista, con la que tiene como objetivo acercar a las personas al mundo de la discapacidad

ESTILO DE VIDA

·

A raíz de un accidente automovilístico a sus 27 años, el deportista y conferencista Daniel Gómez de la Vega decidió crear un legado de vida para personas con discapacidad física y fundó “Surfeando Sonrisas”, la primera fundación en México en la que, por medio de la práctica de surf y el contacto con el mar, rehabilita a jóvenes y niños impartiendo deportes acuáticos adaptados.

Daniel Gómez. Foto: Cortesía

“A los 3 años nos fuimos a Acapulco a vivir por el trabajo de mi padre. Desde ese momento mi conexión con el mar convirtió en esencial en mi vida, y es algo que me fascina ver y sentir todos los días. Practico muchos deportes acuáticos y es algo que le inculco a mi esposa y a mis hijos Sebastián, Priscila y Jimena que está a punto de nacer. La naturaleza y el mar nos ofrece armonía, rehabilitación y nos ayuda a sanar emociones que tenemos muchas veces oprimidas en nuestra alma.

[nota_relacionada id=1068124]

Estudié Administración de Empresas en el Tecnológico de Monterrey y por un tiempo trabajé en el área financiera de reconocidas empresas, pero nunca me gustó. En el 2011 tuve un accidente en el que quedé parapléjico y la vida dio un giro radical.  Pasé años muy complicados. Tuve que aprender a hacer todo de nuevo, desde bañarme, vestirme entre otras cosas más. Después de tiempo regresé a trabajar al negocio familiar”. 

Un deporte que ve por la inclusión de personas con discapacidad. Foto: Cortesía

¿Qué te motivó a fundar “Surfeando Sonrisas”? 

Toda mi vida he sido deportista; futbolista y jugué en tercera división; practiqué vela, sky, surf y paratriatlón. En el hospital veía videos de Youtube de gente en silla de ruedas que practicaba deporte. El deporte fue la puerta grande para salir adelante. Después de 7 meses decidí surfear, ya sin movimiento en las piernas y me dí cuenta de que eso era libertad pura y me encantó, así que decidí retomarlo y uno de mis mejores amigos me dijo que necesitábamos hacer eso para otras personas y darles esa oportunidad. En ese momento yo no tenía fuerzas para ayudar a los demás, necesitaba apoyo. En el 2018 con mi hermano y un amigo tomamos la decisión de llevarlo a cabo.

El surf es un deporte complicado que conlleva de mucho sacrificio, afrontar la movilidad y el miedo de estar en el mar, eran demasiados retos que parecía imposible, pero al poderlo sobrepasar me dio conocimiento, autoestima y confianza, esos sentimientos son los que queríamos transmitir a las personas con discapacidad y a sus familias por medio de este deporte. Nuestro objetivo es acercar el mundo convencional con el mundo de la discapacidad. Dicen que cada día existe más inclusión, pero yo que he estado de los dos lados de la moneda sigue siendo raro para las personas ver a algún deportista con síndrome de down o parálisis cerebral.

https://www.instagram.com/p/B5ZAWofJq-K/?utm_source=ig_web_copy_link

A mí me molestaban las miradas, porque en esa época yo no tenía seguridad, ahorita si me voltean a ver ya no me doy cuenta. Queremos corregir eso y dejar de hablar de discapacidad para comenzar a hablar de inclusión. Hacemos clínicas durante todo el año donde vienen los niños con sus papás a vivir esta experiencia y aprender del surf. Es un sector muy vulnerable que necesita mucha más atención. Hace un año fui a un diplomado a Estados Unidos sobre fundaciones y deporte adaptado para seguir aprendiendo. 

El 95% de la gente que ha ido a los campamentos muere por regresar, el reto es conseguir los recursos para que sea sustentable y tener un programa de voluntarios que tengan la pasión de ir.  
Nosotros necesitamos de patrocinios para seguir haciendo actividades y eventos en Acapulco, también queremos incursionar en otras playas mexicanas como Manzanillo, Puerto Vallarta, Zayulita y Oaxaca. Es un año de restructura y vamos a mover el calendario. 

https://www.instagram.com/p/B5AzXj_JK2r/?utm_source=ig_web_copy_link

¿A qué retos te has enfrentado en los últimos años? 

Profesionalmente, a tener una estructura financiera que te da formación, el hablar frente al público y sentirme vulnerable. Mis conferencias, además de ser un testimonio de vida, deben tener una estructura. He tenido un crecimiento personal más grande que nunca, hoy a pesar de mi accidente me siento más contento y motivado que nunca. Vivir en una silla de ruedas es horrible por todas las barreras que existen, pero mi mente se ha convertido en energía positiva que me hace sentir pleno.

Al principio fue complicado organizar los contenidos de la conferencia, pero entre más práctica se va quitando el miedo de hablar en público. El hablarles a extraños se convirtió en mi terapia de vida. En esta cuarentena me reinventé y decidí hacer un taller “Reinventarse ante la adversidad”, nunca había dado talleres ya que no soy coach, ni psicólogo, pero traigo un expertise muy interesante. Dentro de tres semanas daré la conferencia que es un testimonial de vida “La peor discapacidad del humano es una mala actitud”. https://www.instagram.com/tv/B1XSHtznYQm/?utm_source=ig_web_copy_link

¿La playa y las tablas en donde se practica, requieren de algún diseño especial? 

Se adaptó por completo una playa incluyente, donde hay rampas de acceso a la franja de arena, tablas y equipos especiales para que disfruten del agua. Tenemos clases de kayak, remo, pádel, moto de agua. Las tablas de surf son más genéricas para que todos las puedan utilizar, son tablas grandes con agarraderas, que tienen mayor flotación y de 8 pies (2.4 metros), cada niño va con un instructor, algunos niños tienen sobre peso y deben tener una tabla resistente. Hay otras tablas a las que les adhieren asientos rígidos para niños con parálisis cerebral que no se pueden acostar. Necesitamos recursos para comprar tablas para amputados. https://www.instagram.com/p/BuzLk_gg1M2/?utm_source=ig_web_copy_link

La idea es que salgan de su casa y de su zona de confort, una persona con discapacidad no tiene acceso a muchas cosas. Hay niños que en su casa no tienen escusados y utilizaban un tubo para hacer sus necesidades, nosotros les compramos la silla de baño, las circunstancias en las que viven la mayoría son de extrema pobreza. 

Nunca hemos hecho una fundación, estamos innovando algo que no conocíamos, un reto es la ayuda de la gente, actualmente no somos tan sustentables. Crees que la gente cercana es la que más te va a apoyar y al final es la que menos se involucra, y no lo puedes tomar personal, ya que cada uno tiene su meta en la vida. 

Niños y jóvenes son apoyados por la fundación. Foto: Cortesía

¿En México las instituciones apoyan el deporte adaptado?

No, pero a pesar de esto los atletas paralímpicos tienen mejores resultados que los atletas convencionales. Una persona que vive algo como lo que nosotros vivimos, ya sea por nacimiento o accidente, está en desventaja. El mexicano es aguerrido y busca la manera de lograr sus objetivos. Venden lo que sea y piden lo que sea para representar a su país. No los apoyan y tenemos que cambiar eso, muchas veces los recursos que se donan para los deportistas, desaparecen o nunca llegan. Tenemos que voltear más a la iniciativa privada, tratar de ser más inteligentes y venderles este proyecto, mostrando otra cara de la discapacidad, mercadológicamente somos interesantes, y las marcas están volteando para promocionar y tener embajadores con discapacidad. 

¿Después de tu accidente te enfrentaste a la discriminación? 

Si, constantemente, antes me lastimaban porque no tenía tanta seguridad como hoy, pero sin darme cuenta me he convertido en un activista que apoya los derechos de las personas con discapacidad. Hoy no me callo si salgo a la calle y veo que algo no me parece. Hoy pienso ver más héroes sin capas que levantan la mano y muestran empatía por otro humano.

¿Qué significa el surf en tu vida? 

Significa alimentar el cuerpo interno que tengo, alimentar mi pasión que sin ella no podría tener la misma fuerza para trabajar, vivir y amar. El mar es sanador, relaja mi cuerpo y mente, me permite estar en ese momento conmigo.

Foto: Cortesía

¿Qué satisfacción te da tener contentos a los niños que toman el taller? 

Es enorme, los veo y me remonto a hace 9 años, cuando mis amigos y yo no teníamos idea de cómo hacerlo.  Fue muy divertido el proceso de diseño y adaptación de las tablas de surf, pero sobre todo me da mucha satisfacción ver a los niños felices y que en cada sesión adquieren más confianza, y que entre ellos se comunican y surge una amistad bonita. Llegan los niños serios, sin verte a los ojos y sin encontrar ninguna conexión humana con desconocidos y al entrar al mar todo cambia, ya que salen con una adrenalina padrísima y sonriendo. Los padres nos escriben lo que significa que sus hijos puedan tener contacto con el mar y con niños con diferentes discapacidades. El mar es el lugar más sanador del mundo. 

https://youtu.be/KmJlcTTZLuM
[nota_relacionada id=1068079]

Por Isis Malherbe

eadp

Temas