MENTE MUJER

Brecha laboral, no es un mito

En México, la inequidad en los sueldos entre mujeres y hombres era de 18.8% en 2019, una de las más amplias entre los países que integran la OCDE que va muy por encima de la disparidad salarial promedio, que es de 13 por ciento

ECONOMÍA

·
48.9% de las empresas tiene políticas impresas en el papel. Ilustración: Gustavo A. Ortiz

México tiene un gran pendiente en la implementación de políticas de apoyo empresariales para las mujeres, pues aún no hay suficientes medidas para evitar que abandonen sus trabajos por maternidad, acoso, discriminación, o por el cuidado de los hijos y personas enfermas en el hogar.

Adriana Hernández Hortiales renunció en tres ocasiones a sus empleos en el sector público por conductas de acoso. “El modus operandi de todos ellos fue el mismo: Pedir que te quedes horas más tarde en la oficina con el pretexto de que hay más trabajo y allí comienza el coqueteo y las insinuaciones”, relató.

“Si no accedes, entonces empieza la carga laboral excesiva como especie de castigo”, dijo Adriana Hernández, defensora de los derechos femeninos y exrepresentante de México ante ONU Mujeres.

De acuerdo con datos del Inegi, en el primer trimestre de 2020, 10 mil 931 mujeres dejaron sus empleos por casos de acoso o de discriminación, lo que implica un aumento de 43 por ciento desde el mismo periodo de tiempo de 2017, cuando se observaron 7 mil 643 casos, momento en que se registraba una tendencia a la baja.

El problema es que las empresas y las instituciones no cuentan con políticas efectivas para combatir estos casos y también porque las mujeres deciden no denunciarlos por temor a ser exhibidas, o porque saben que no habrá acciones contra los acosadores, dijo Hortiales.

Otra de las circunstancias que las obliga a dejar sus empleos es la dificultad para combinar las labores del hogar con las obligaciones del trabajo, una tarea en donde impera la desigualdad.

Ello porque las mujeres gastan en promedio 48.8 horas a la semana en labores domésticas y de cuidado de personas en casa, mientras que los hombres destinan tan sólo 16.8 horas para los mismos fines, según datos de la asociación Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

“La carga de trabajo y responsabilidades cae más pesada sobre las mujeres, y el Estado no cuenta con políticas que permitan una mayor equidad en ese sentido. Hay países que tienen programas de guarderías o de apoyo al cuidado de personas mayores”, dijo Elena Estavillo, activista en la defensa de los derechos de las mujeres.

Alemania, por ejemplo, tiene un sistema que permite que las familias contraten niñeras y cuidadores de ancianos. Con ello fomentan que los jóvenes y extranjeros tengan una fuente de ingresos y al mismo tiempo aligeran la carga de las mujeres en esas labores del hogar.

La diferencia de ingresos también es un factor que desmotiva a las mujeres, pues ellas ganan 41.79 pesos por hora trabajada, mientras que ellos perciben 42.01 pesos por la misma cantidad de tiempo laborado, según datos del Instituto Nacional de las Mujeres.

Las empresas e instituciones deben avanzar en la homologación de tabuladores de salarios con perspectiva de equidad de género, para que las mujeres no ganen menos que los hombres por la misma cantidad de horas trabajadas o por realizar las mismas actividades, coincidieron Hortiales y Estavillo.

Problema cultural

Para las que desean trabajar es más difícil conseguir un empleo que para el hombre. Este problema caracteriza en especial a los países de África del Norte y los estados árabes, en los que el índice de desempleo femenino es de más de 16%.

Ellas siempre hacen más

Se estima que en promedio, las mujeres dedican casi tres veces más horas de su vida diaria a las tareas domésticas y los cuidados no remunerados, como de hijos, ancianos y enfermos, que el hombre. 

Derechos, letra muerta

Aproximadamente 60% de las mujeres carece del derecho legal al permiso de maternidad, y casi 66% no goza por ley de la remuneración de su salario por la baja para dar a luz.

Por Adrían Arias

avh