SMARTPHONES

Problema mundial: Escasez de chips llega a smartphones

En México cayó 25% la venta de teléfonos inteligentes por la falta de inventario

ECONOMÍA

·
La industria de smartphones se ha visto afectada. Foto: Especial

La industria de smartphones es otra de las víctimas de la crisis en la producción de semiconductores a nivel global, pues en México las ventas cayeron 25 por ciento, lo que representó una pérdida de mil 984 millones de dólares, de acuerdo con datos de consultorías.

“Antes de la caída en la producción de chips y de la pandemia, se decía que en nuestro país se vendía un smartphone por segundo, pero esa cifra se perdió”, afirmó Oliver Aguilar, gerente de consumo y telecomunicaciones de la International Data Corporation (IDC) México.

En 2019 se vendieron 32.8 millones de teléfonos inteligentes en el país, pero en 2020 fueron 26 millones de unidades, 21 por ciento menos.

En el rubro de ingresos, el mercado pasó de una facturación de ocho mil millones de dólares, en 2019, a seis mil 24 millones de dólares en 2020, una reducción de 25 por ciento.

La pérdida de la industria equivale a otorgar 47 millones de Becas para el Bienestar.

Los semiconductores son insumos importantes para la fabricación de equipos electrónicos, pues forman parte de los sistemas de procesamiento de los dispositivos.

Un análisis de la consultoría Counterpoint Research señaló que muchos fabricantes de telefonía enfrentan problemas para el suministro de equipos, ante la caída en la producción de semiconductores, pues algunas empresas reportaron que sólo han podido recibir 70 por ciento de sus solicitudes.

“Las entregas justo a tiempo ya no son posibles y es necesaria una planificación a largo plazo en los pedidos”, mencionó Mario Aguilar, director comercial de Giesecke y Devrient de México, firma comercializadora de chips.

Esta situación orilló a los productores de smartphones a reconfigurar su portafolio de aparatos y optaron por traer equipos de gama media y baja, los cuales no requieren componentes tan avanzados, explicó Oliver Aguilar.

De acuerdo con datos de la consultoría The Competitive Intelligence Unit (CIU), el gasto promedio destinado por los clientes para la compra de teléfonos inteligentes en el país se redujo 4 por ciento en 2020, al pasar de cuatro mil 58 pesos a tres mil 907 pesos.

EL ORIGEN DEL PROBLEMA

Para los expertos, la concentración en la fabricación de semiconductores es el principal origen del problema, ya que 64 por ciento de la producción global se centra en Asia desde la década del 2000, sobre todo en China, Corea del Sur y Taiwán, detalló un análisis de la firma Statista.

Ello se debió a que la mayoría de los fabricantes de chips y celulares trasladaron sus plantas a esas naciones para reducir costos, con la mano de obra más barata y para minimizar el pago de impuestos.

“El teléfono de la manzana, aunque es diseñado en California, su producción es en Asia; lo mismo sucede con otras marcas, pues los fabricantes americanos de procesadores tienen sus fábricas allá”, explicó Aguilar.

El momento de la escasez se detonó con el cambio de hábitos por parte de los consumidores, quienes demandaron más aparatos electrónicos y los productores de chips no tuvieron suficientes inventarios para atender a todas las industrias, añadió el experto del IDC.

IMPACTO EN PRECIOS

De mantenerse esta tendencia en la crisis de semiconductores, podría observarse un impacto en el bolsillo del consumidor.

“Los productos podrían volverse más caros, o al menos no bajar de precio con el tiempo, como normalmente se esperaría, y los suministros serán limitados; también puede resultar difícil encontrar algunos dispositivos”, añadió Mario Aguilar.

CAR