LIGA MEXICANA DE BEISBOL (LMB)

El gordito más sexy de MLB que se suma a la Liga Mexicana de Beisbol

Bartolo Colón estará en la rotación de los Acereros de Monclova

Foto: Especial
Por
Escrito en DEPORTES el

Luego de que la pandemia del coronavirus obligara a los directivos de la Liga Mexicana de Beisbol, junto con su presidente Horacio de la Vega, a cancelar la campaña 2020, para este año varias de las organizaciones del circuito veraniego, se han dado a la tarea de contratar a peloteros que hasta hace no mucho brillaban y eran estelares en el beisbol que se practica al norte de río Bravo.

Uno de ellos fue Bartolo Colón, el dominicano  dejó su huella en el mundo, tanto por sus sorprendentes actuaciones como por su contagioso humor. Además, todavía está activo; A los 47 años, los ex Expos (e Indios, Medias Blancas, Angelinos, Medias Rojas, Yankees, Atléticos , Mets, Bravos, Mellizos, Rangers), son parte de los equipos a los cuales defendió desde el montículo haciendo lo que mejor sabe hacer: Lanzar.

Los Acereros de Monclova, uno de los conjuntos que mas apoyo económica tienen por parte de su dueño, rescataron a Colon al concederle un contrato con el cual pueda local para adueñarse del corazón de los aficionados de los Acereros, que son parte de los más exigentes del país.

Por qué Big Sexy

En algún momento de su carrera de 21 años, Bartolo Colón tomó el sobrenombre de "Big Sexy". Es un apodo que se le ha asignado durante tanto tiempo que se convirtió en el título de su próximo libro, Big Sexy: In His Own Words .Pero para un alias que ahora se adjunta al lanzador, no era algo que nadie lo llamara hasta hace relativamente poco. Noah Syndergaard fue quien le puso el apodo cuando jugaban en los Mets.

Grandes recuerdos en MLB

Una de las historias favoritas sobre Colón pasó cuando su vida llegó al pico con los Yankees de Nueva York en 2011. Después de perderse toda la temporada 2010 con lesiones en el hombro y el codo, Colón se unió a los Yankees listo para demostrar que lo había hecho. algo dejado en el tanque. El cerrador del Salón de la Fama, Mariano Rivera, entró en la vida de Colón en un momento oscuro y lo ayudó a enderezar el barco.

AV