ZAGUE

El legado Zague: la partida y la leyenda de El Lobo Solitario

José Alves falleció a la edad de 86 años. Se fue siendo una leyenda del americanismo, y el cuarto mejor goleador en la historia del club

DEPORTES

·
José Alves fue una de las cartas del nuevo proyecto que comandó Emilio Azcárraga Milmo. Foto: Especial

La herencia futbolística de los Zague en el América comenzó en 1961, cuando el joven brasileño José Alves, de entonces 27 años, llegó a México. Al abrir los textos de las memorias azulcremas, el legado de esta familia no hace más que evocar goles y festejos. 

El Lobo Solitario dejó una marca de 109 anotaciones (86 en Liga y 23 en Copa), siendo el máximo goleador extranjero del club, y ocupando el cuarto sitio general. En esta esta última relación, su hijo Zaguinho es el primer puesto, con 188 tantos, y en conjunto dan 297 dianas para un club.

José Alves fue una de las cartas del nuevo proyecto que comandó Emilio Azcárraga Milmo como dueño, y Guillermo Cañedo en la presidencia, para revitalizar las glorias de las hoy Águilas. Arribó a los Cremas junto a su compatriota Francisco Moacyr Santos, luego de militar en el Santos de su país, en donde compartió cancha con El Rey Pelé.

Héctor Hernández, historia oficial de las Águilas, recuerda que Zague hizo su debut un domingo jugando ante el Toluca. En su siguiente partido, ante el Zacatepec en noviembre de 1961, marcó la primera de sus 109 anotaciones.
 

 
Se le nombró El Lobo Solitario no en vano. Era potente, veloz y poseía una gran zancada para dejar en el camino a sus rivales. Zague, en tanto, hace referencia a los movimientos en zigzag que, de niño, realizaba con la pelota en las playas de Salvador, además de su parecido al personaje de un cómic.

 Aunado a su herencia goleadora, con el América logró los títulos de Copa 1963-64 y 1964-65, y el primer trofeo de Liga del equipo en la llamada era profesional (1965-66), en donde terminó como campeón de goleo.

 “Cuando termina el partido del campeonato ese 19 de diciembre, sale en hombros. La gente estalló y lo paseó porque era un auténtico ídolo. Jugó casi 10 años en el club y la gente que lo vio, habla maravillas de él”, mencionó Hernández (@realidadamerica).

Asimismo, el experto ubica a José Alves como el décimo segundo futbolista más valioso en la historia del club, otorgándole un puntaje de 8.56, tomando en cuenta años en el equipo, goles, técnica individual, palmarés, liderazgo, rentabilidad y la empatía con la afición. Junto a él hay nombres como Carlos Reinoso, Cuauhtémoc Blanco, Cristóbal Ortega, Alfredo Tena, Antonio Carlos Santos, Héctor Miguel Zelada y su hijo Zaguinho. 

El Lobo Solitario falleció ayer a los 86 años, dejando una huella imborrable en el americanismo que no hace más que pensar en goles y festejos.

Por J. Alexis Hernández