MENTE MUJER

En Japón, las mujeres luchan por ser escuchadas

Es uno de los países con la brecha de género más profunda; ni siquiera su nivel de desarrollo les has permitido incluir a más mujeres en la vida pública y privada

EN JAPÓN. Cuando hay un matrimonio, la mujer sale de su familia, del koseki de su papá y, se va al koseki de su esposo. Foto: Francisco Lago
Escrito en CULTURA el

Japón, la desarrollada nación de la ciencia y la tecnología, la tercera economía mundial y en donde se supone las oportunidades sociales son más equitativas frente a otros países como México, paradójicamente lucha contra arraigadas costumbres patriarcales.

La voz de las mujeres es apenas un susurro. Vania De la Vega-Shiota, presidenta de la Asociación Mexicana de Exbecarios del Japón, explicó en entrevista para Mente Mujer que, en ese país, en China y las Coreas, la sociedad es patriarcal, patrilocal (cónyuges viven con la familia del marido) y patrilineal (los varones sólo suceden a su padre), y esto tiene que ver con la influencia del Confucionismo en la región.

“El Confucionismo es una filosofía o un pensamiento que llegó a Japón vía China, entre el siglo VII y el siglo XVIII, es una tradición antiquísima; de las cosas que trajo son las relaciones jerárquicas”, comentó.

La maestra en Cooperación y Desarrollo Internacional por la Universidad de Hiroshima señaló que en el país asiático sólo se utiliza un apellido, el del papá; cuando las mujeres se casan deben hacerse al modo de su suegra y en las festividades el matrimonio pasa el tiempo con la familia del esposo.

"Las mujeres recién casadas deben aprender los modos de la familia a la que se están integrando, y esos modos se los transfiere la suegra”. VANIA DE LA VEGA-SHIOTA PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN MEXICANA DE EXBECARIOS DEL JAPÓN.

 

¡SHHHHHHH!

En febrero pasado, las declaraciones del entonces presidente del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio, Yoshiro Mori, mostraron apenas un vistazo del trato normalizado que viven las japonesas.

El ex primer ministro nipón se quejó de inconvenientes en reuniones a las que asisten las mujeres: “Si incrementamos el número de mujeres en los consejos directivos tendremos que asegurarnos de restringir su tiempo para hablar, porque tienen problemas para terminar y es molesto”, dijo Mori.

“Tenemos siete mujeres en el comité organizador, pero todos entienden su lugar”. Para el mundo, las declaraciones de Mori fueron consideradas sexistas y escandalosas, y se vio obligado a dimitir. 

Pero el hecho no es aislado, pocos días después, el partido gobernante (Liberal Democrático) propuso que cinco legisladoras asistan a reuniones clave “siempre y cuando no hablen”.

De la Vega-Shiota señaló que, aunque ha habido un buen avance, “son dos grandes deudas que tiene Japón con sus mujeres: la participación política y el empoderamiento económico”.

El ex primer ministro Shinzo Abe impulsó políticas para incorporar a más mujeres en la economía y la política, las llamadas “womenomics”; ya que el país asiático enfrenta una caída de la tasa de natalidad, requiere que ellas tengan bebés. 

Las japonesas enfrentan jornadas de más de 60 horas a la semana; para cuidar de su familia, tener hijos y poder trabajar, terminan acudiendo a plazas de trabajo que requieren menos tiempo, por eso están alejadas de los puestos de poder. Prácticamente no hay mujeres en el Congreso y no han tenido una primera ministra.

“Terminan en trabajos parciales que no requieren de habilidades profesionales, como atendiendo en restaurantes, en tiendas, en la economía de la hospitalidad”, señaló la experta.

En general, indicó De la Vega-Shiota, la sociedad japonesa es muy respetuosa, “pero sí hay conductas donde, sin darse cuenta, hacen menos a sus mujeres”.

PUNTOS CLAVES

  • En Japón, la tradición confuciana ubica a la mujer en las labores del hogar, subordinada a las decisiones de los hombres.
  • La Segunda Guerra Mundial propició la entrada de las japonesas en el mercado, debido a la alta demanda de fuerza laboral.
  • No obstante, la segregación ocupacional estuvo presente, pues un amplio número de sectores eran considerados sólo para hombres.
  • Actualmente las mujeres sufren de segregación vertical, el llamado “techo de cristal”, que les dificulta acceder a mejores puestos de trabajo.
  • Japón está en el lugar 121 de 153 países en el índice de brecha de género del Fondo Económico Mundial.
  • México ocupa el sitio 25 de 153 países en el índice de brecha de género, el avance es por el número de mujeres en puestos de la IP y vida pública.
  • Las japonesas pudieron emitir su voto por primera vez en 1946; en México, hasta 1955.

INHERENTE DE LA SOCIEDAD JAPONESA

  1. PATRIARCAL: El poder lo ostentan los hombres.

  2. PATRILINEAL: Los varones son quienes heredan el apellido.

  3. PATRILOCAL: El matrimonio se inclina a la familia del esposo.

REGISTRO FAMILIAR

  • En Japón existe el koseki, un registro histórico familiar, de muchas generaciones atrás, donde se anotan todos los nombres de la familia.
  • Cuando hay un matrimonio, la mujer sale de su familia, del koseki de su papá y, se va al koseki de su esposo.

EL PODER DE LAS LETRAS: OPCIONES LITERARIAS PARA ADENTRARSE EN EL TEMA

  1. RUDAS Y EXITOSAS #EMPODERAMIENTO Las Chicas Rudas del Pasado es una obra de Mackenzi Lee. Son 52 relatos de mujeres brillantes e inspiradoras; cuentan cómo desafiaron los roles de género e impactaron directamente en la historia de la humanidad. Entre las historias está la de la inventora de la seda, Xi Ling Shi.
  2. 3 EVOLUCIÓN SOCIAL ¡VUELA ALTO! #FEMINISMO #SOÑADORAS Para Hooks, en su obra Teoría Feminista: De los márgenes al centro, el feminismo debe convertirse en un movimiento político de masas. Para que transforme a la sociedad, debe centrarse en problemas como la pobreza, el racismo, la explotación laboral y la falta de medios públicos y comunitarios.
  3. ¡VUELA ALTO! #FEMINISMO #SOÑADORAS Hay mujeres cuya valentía ha cambiado el mundo: Frida Kahlo, Emmeline Pankhurst, Marie Curie, Amelia Earhart… Ahora cierra los ojos e imagina que ellas te escriben una carta para animarte a perseguir tus sueños, a volar alto. En este libro se manifiesta la magia del amor propio.

Por Alejandra Martínez

PAL