Recuperan la novela rebelde de Guadalupe Marín

La colección Vindictas, de la UNAM, reedita La Única, libro de Guadalupe Marín que fue destinado al silencio hace ocho décadas

Recuperan la novela rebelde de Guadalupe Marín
La colección Vindictas, de la UNAM, reedita La Única, libro de Guadalupe Marín que fue destinado al silencio hace 80 años. Foto: Especial

Andrés empezó a ir casi todos los días, y la encontraba sola. Una noche, cuando llegó, Marcela lloraba sin consuelo: Gonzalo la había golpeado”, escribe Guadalupe Marín (1895-1981) en La única. Clasificada como autobiográfica, en la novela, Marcela es la autora; Andrés, el poeta Jorge Cuesta, y Gonzalo, el pintor Diego Rivera.

Publicada por primera vez en 1938, la obra “fue completamente borrada”, dice la escritora Anaclara Muro. 

Quien fuera primera esposa de Rivera, "pisó callos”, que provocaron que fuera anulada como autora. Han tenido que pasar 80 años para que el libro vuelva, rescatado en la colección Vindictas, de la UNAM, con presentación de Muro.

“Fue rechazada porque se decía que criticaba duramente a Cuesta, quien había sido su esposo. La novela fue juzgada únicamente por eso, pero no trata de eso, va mucho más allá, es un reflejo del mundo cultural de las primeras décadas del siglo XX”.

La de La única puede verse como la historia continuada del silencio impuesto a la voz femenina, pero también como la del avasallamiento de las élites culturales, siempre en manos masculinas. Muro agrega que Marín tuvo una personalidad “explosiva, determinante”, que no le gustaba a su época, pero también, que fue dueña de una mirada “burlona e irónica", que supo llevar a la literatura.  

Acusada de ignorante y de no saber escribir, sumó a su obra la  habilidad de adentrarse en la mente de los personajes, aunque su libro siguió siendo tachado de despecho, contra Cuesta y otros personajes como Narciso Bassols. 

Muro dice que Marín, antes que nada, quería ser escritora: “La única termina con la decisión de la protagonista de escribir y aprender; Marín lo ejerce con su segunda novela (Un día patrio), que tiene una estructura más redonda y se nota el oficio”, pero que también es desconocida. 

Por Luis Carlos Sánchez 

maaz


Compartir